search
top

La triple estafa de Artur Mas, un asalto a la democracia

Sea cual sea el desenlace de la tensión creada por el nacionalismo catalán con la convocatoria del referéndum ilegal del 9 de noviembre, que sin duda alguna no va a celebrarse porque el Gobierno no puede permitirlo de ninguna de las maneras, hay que admitir que habrán conseguido al menos uno de los objetivos inconfesos del “procés”: abrir una profunda brecha afectiva y política entre Cataluña y el resto de España, por una parte, y dentro de la propia sociedad catalana por otra. El lema implícito del nacionalismo es “cuanto peor mejor”, y la nueva derrota imaginaria del 9N alimentará ese “bucle melancólico” del “perder para ganar” que Jon Juaristi explicó tan bien para el nacionalismo vasco e irlandés.

¿Más concesiones al nacionalismo catalán?: imposible

Cierta corriente de opinión, preocupada por este desenlace victimista perfectamente previsible, pide buscar algún tipo de acuerdo con el nacionalismo catalán para que acepte el statu-quo con algunas ganancias adicionales: quizás el blindaje constitucional de la democráticamente inaceptable inmersión lingüística obligatoria en la educación, o el control absoluto de los medios de comunicación públicos en Cataluña. Pero son dos prebendas que el nacionalismo catalán ya disfruta. De hecho, le han permitido ir conformando este régimen mixto de pensamiento único nacionalista y, bajo su amparo, de corrupción y saqueo a una escala sin precedentes.

Otra posibilidad que se invoca es conceder un régimen fiscal tipo Concierto Vasco. Pero, como todo el mundo sabe, un Concierto a la vasca o navarra para Cataluña sería fiscalmente insoportable para el Estado, además de insolidario e injusto, debido al mayor tamaño de Cataluña. Además abriría una ronda de café para todos imparable: ¿por qué Madrid y Baleares, dos comunidades que ahora son contribuyentes netas al Estado, iban a seguir aportando en vez de quedarse con sus ingresos reclamando su propio Concierto? Imposible, salvo que se opte por el suicidio del Estado (y de España), o por la revisión a fondo del sistema de Concierto y Cupo (Convenio y Aportación en la versión navarra) para que fuera fiscalmente equilibrado y no implique sobrefinanciar a las comunidades más ricas. Pero entonces perdería cualquier atractivo, reducido a mera antigualla engorrosa.

La salida democrática de esta vía muerta requiere desmontar los argumentos del régimen pujolista, artífice de todo este triste y peligroso embrollo.

Desmontar el pujolismo y explicar qué es la democracia.

Una parte de esta tarea corresponde a los tribunales, por donde deben pasar Jordi Pujol y el resto de su familia por los gravísimos cargos de fraude fiscal masivo y corrupción sistemática y continuada (cohecho, tráfico de influencias y prevaricación). Y junto con esta rama, el resto del árbol del nacionalismo catalán y establishment asociado al que Pujol hizo referencia en su amenazante comparecencia en el Parlament. Caiga quien caiga y hasta donde sea necesario. De lo contrario, nuestro sistema democrático, muy tocado por la crisis y la corrupción, perderá toda la legitimidad que le queda. Si no se hace nada con Pujol, es mejor darle las llaves de La Moncloa al primer demagogo que las reclame y marcharnos todos de vacaciones mientras sea posible.

La otra tarea, fundamental, consiste en revalidar los valores democráticos sistemáticamente vulnerados, tergiversados o manipulados por el régimen pujolista. La mejor muestra de este proceder la tenemos en la papeleta de votación para el 9N aprobada por la Generalitat este pasado sábado. Es un resumen perfecto de las tres estafas a la democracia que, más allá de la cuestión jurídica de la ilegalidad e inconstitucional del invento, han sido perpetradas por el gobierno de Artur Mas.

Artur Mas

Las tres estafas de Artur Mas

1 – Solo los catalanes pueden votar en un referéndum que afecta a la integridad y futuro de un Estado que es de todos los españoles. Por lo tanto, el falaz derecho a decidir de los catalanes no es otra cosa que privar de su derecho a decidir el futuro de su país al conjunto de los españoles. Con el agravante de inventar un censo para la también falsa “consulta” (pues es un referéndum) que incluye a los mayores de 16 años y a extranjeros con un año de residencia en Cataluña. Finalmente, todo pagado con nuestro dinero, tontamente transferido a la Generalitat por el Gobierno de Mariano Rajoy para pagar la morosidad catalana pero malversado en la campaña del 9N.

2 – Los catalanes quedan divididos en dos clases con distintos derechos políticos. ¿Qué no me creen?: vean la papeleta de voto. Todos están llamados a votar la primera pregunta: si se desea que Cataluña sea un Estado. Pero hay una segunda pregunta que sólo votan quienes voten Sí a la primera: si tal Estado ha de ser independiente o no. Tamaña desfachatez segregacionista no se había visto desde el apartheid sudafricano, porque significa que solo los catalanes nacionalistas tienen derecho a decidir la forma del Estado que quieren constituir. Por lo demás, con esa fórmula, inaceptable en cualquier consulta democrática, podría ocurrir que se pretendiera dar por válida la decisión de independencia tomada por un 25% o menos de los catalanes. Aquí lo explica Xavier Vidal-Foch.

3 – Artur Mas y compañía saben perfectamente que este referéndum sería nulo incluso en el caso de que Rajoy consintiera la tropelía de celebrarlo. Porque en un caso de separación una parte tampoco puede imponer unilateralmente a la otra las consecuencias del divorcio. Los catalanes no pueden elegir si son Estado independiente o no. En la tradición británica, que sí permite esta clase de referendos porque la soberanía reside en el Parlamento y no en el Pueblo, queda claro que la decisión de separarse debe tomarse con una pregunta inequívoca, de sí o no, e iría siempre seguida, como se vio en Quebec y ahora en Escocia, de una negociación entre las partes para repartir deuda, definir fronteras, negociar la moneda y cosas semejantes. La presunción de que quien se separa dicta las condiciones de la separación es sencillamente ridícula y lo que es peor, podría llevar a un claro casus belli, es decir, a la guerra, como pasó en la implosión de Yugoslavia.

En resumen, debemos explicar que el procés soberanista catalán es un ataque en toda regla a los principios básicos de la democracia: al de igualdad del voto, al de ciudadanía y al pluralismo político. Y que, de tener éxito, seguiría con un conflicto en toda regla con el derecho internacional. Además, por supuesto, de las consecuencias ya conocidas de salida de Europa y del euro por mucho tiempo tras la ruptura traumática con el resto de España, y del hecho probado de que no ha sido otra cosa que la tapadera de un régimen de indescriptible corrupción. Esto es lo que se debe explicarse con claridad, en vez de propiciar operaciones de alquimia constitucional para blindar el soberanismo, o dinamitar el Estado con nuevos régimen fiscales privilegiados.

Quema bandera UE Cat

 Otras entradas sobre el tema:

Elecciones en Cataluña, o el porvenir de una frustración

La secesión de Cataluña y la política de la mentira

La italianización de Cataluña

Share

33 comentarios a “La triple estafa de Artur Mas, un asalto a la democracia”

  1. Pablo Sánchez Buján dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con lo expresado por Carlos Martínez Gorriarán en este artículo, pero me pregunto ¿Cómo los diferentes gobiernos de España han podido permitir a los dirigentes nacionalistas llegar hasta este punto?¿Por qué no hay una Ley que perita y obligue al Ejecutivo Nacional intervenir de inmediato ante el riesgo de enfrentamiento entre españoles?¿Noes algo parecido lo que pasó con el Nacimo?

  2. jcarracedo dice:

    Ya veo que se está usted poniendo las botas con el tema catalán. Junto con el auge del “populismo” que se llevan los votos que creían para ustedes, y que precisamente defienden el derecho a decidir de los pueblos en democracia, sus dos obsesiones. La defensa a ultranza de la sacrosanta “Unidad Nacional” propia de dictaduras y la crítica a los movimientos sociales, propia de la derecha clasista y dominante, dejan en entredicho la ideología de un partido que se define como institucionalista a la vez que dice que las instituciones no funcionan y que el sistema es perverso. ¿Cómo se come esto? No se quejen si la gente aún no sabe de qué van. O quizás es que sí saben y en el mejor de los casos, desconfía.

    • pablo dice:

      donde está la contradicción entre definirse como institucionalista y denunciar que las instituciones no funcionan? precisamente porque no funcionan como deberían hay que denunciarlo para modificar su funcionamiento de acuerdo a los objetivos con los que fueron concebidas. Por ejemplo la separación de poderes, se puede creer en que la Justicia debe ser el poder que haga contrapeso al Ejecutivo, pero si es el Ejecutivo el que nombra al Fiscal General del Estado y a los miembros del CGPJ se pervierte su función.

    • Andrónico dice:

      Sorprende que hable de “el derecho a decidir de los pueblos en democracia” cuando el eje central del artículo es que no es un proceso democrático y por tanto los pueblos no deciden nada. Si no está de acuerdo, explique donde está el error del señor Martínez Gorriarán. Ahí nos está señalando uno de los dramas del populismo: son esclavos morales y políticos de los nacionalistas, admitiendo sin crítica que lo muchos consideramos un pucherazo lleno de trampas: chulitos con Obama y la Merkel, sumismos y serviles con Mas y Urkullu. No han sido capaces ni chistar para un referéndum limpio.
      ¿Lo de la sagrada Unidad de la Patria también se refiere a lo que desde ERC, Omnium, ANC, dirigentes de CDC califican el “objetivo irrenunciable de los Países Catalanes”? Usted lo ha dicho “propia de la derecha clasista y dominante”.
      ¿Tiene algo que decir sobre esos planes que impiden un “divorcio amigable” y nos condenan a nuevos conflictos al día siguiente de la secesión?
      Y del “Espanya ens roba”, “españoles ladrones”, “nosotros si somos Europa” y demás comentarios clamamente ultraderechistas dichos por personas que acumulan miles de horas en los medios catalantes ¿tiene algo que decir?
      Su comentario si es interesante, porque refleja lo que piensa la dominante izquierda española, desnortada e incoherente, que confunde sus principios teóricos con la realidad práctica de un nacionalismo catalán, cuyo espacio político fáctico es el de la extrema derecha identitaria europea.

    • Si la Unidad Nacional es propio de dictaduras le informo que el 99% de las democracias del mundo lo son. Menos mal que los catalanes se han dado cuenta, son tan astutos como Mas!

      • jcarracedo dice:

        En las democracias más reales, donde existen o han existido voluntades secesionistas,dígase el Reino Unido, Canadá, Bélgica, Dinamarca, etc. el derecho a decidir existe, como bien sabrá. Donde existe cohesión, existe integridad nacional. La integridad nacional no es sólo algo geográfico, como suelen defender los estados autoritarios, dictaduras o supuestas democracias, sino humano. No se puede obligar a un pueblo, y creo que estará conmigo en que Cataluña lo es, a integrarse o permanecer integrada en otra comunidad que no desea. Centrar el proceso en el Señor Mas es no entender nada. El día que Cataluña y Euskadi se vayan, que se irán si es que así lo desean, quizás haya integridad nacional de verdad. Primero, por la integridad del Imperio hasta que nos echaron a patadas, después por la integridad con las provincias de ultramar, desolando y masacrando para ser de nuevo expulsados vergonzosamente. Después Marruecos y así siempre. La defensa de esa integridad nacional que ustedes pregonan, no ha traído a este país más que muertos, pobreza, vergüenza, desprecio, odio y desprestigio.
        Atiendan un poquito más a la historia.
        Esto lo escribe un madrileño antiguo afiliado y desencantado de UPyD, al que consideraba un partido realmente progresista.

        • Andrónico dice:

          Desgraciadamente no ha contestado a nada. No sabemos que opina del pucherazo, no sabemos que opina de la “integridad territorial” de los Paises Catalanes ni que hay que hacer cuando la exijan “su integridad territorial”, ni si ante el Espanya ens roba nos defendemos o nos callamos, o que hay que hacer cuando al día siguiente de la secesión reabran el conflicto con Valencia, Baleares o la Franja
          Otro “desencantado” de UPYD como Mikel Buesa defiende ir hacia una ley de claridad y consulta bajo ese prisma, pero al menos defiende luchar a cara de perro.
          Creo que el que le falta conocimiento de historia es usted: la agresividad nacionalista no la vamos a evitar poniéndonos de rodillas.

          • jcarracedo dice:

            ¿Pucherazo? Pues que el gobierno se implique y controle la consulta. ¿Países catalanes? Será cosa de valencianos y mallorquines elegir si la población lo quiere. Que ¿España nos roba?Una frase más que eso no es óbice para negar la consulta, que por otro lado no es vinculante. Lo que hay es mucho miedo a saber y mucha ineptitud para negociar. La historia nos dice que los gobiernos de España llegan siempre tarde, que cuando están dispuestos a negociar, después de decir a todo que no, ya es tarde. Y ni siquiera la fuerza les vale ya, como mucho para retrasar lo inevitable (Cuba y Filipinas) Hoy en día ni eso.
            ¿Mi propuesta? Concierto para todos. ¿No se apuntó todo el mundo a tener su propia comunidad autónoma? Pues ahora que se las apañen o que se vuelvan a juntar si solas no pueden subsistir, pero cada uno con lo suyo.

          • Su propuesta de “Concierto para todos” es un buen ejemplo de disparate fiscal y matemático. Si, como está probado, País Vasco y Navarra obtienen del Concierto una sobrefinanciación del 110% del Estado, ¿cómo quiere que el Estado transfiera a las CCAA un 10% más anual de lo que ingresa? Por no hablar de cómo y con qué pagaría sus propias facturas: deuda pública, intereses, defensa, FCSE, ADGE, diplomacia, etc. ¿Con dinero del Monopoly? Si no lo sabe, entérese, hoy en día es muy fácil.

          • jcarracedo dice:

            El problema no es del Concierto sino de su aplicación. Si los ineptos que nos gobiernan no saben calcular o se dejan engañar ¿a propósito…? Por esa regla de tres, la Democracia no valdría porque aquí se aplica como se aplica. La solidaridad no existe cuando no se sabe aprovechar. A este paso habrá regiones en España que seguirán eternamente pobres, y serán sobrepasadas por países que empezaron por debajo pero que aprovecharon las ayudas europeas. En ese sentido los catalanes tienen razón, si aportan más de lo que reciben se les roba, pero legalmente, que es como les gusta hacer las cosas a nuestros gobernantes.

          • pablo dice:

            “si aportan más de lo que reciben se les roba” o sea que cualquier persona con ingresos superiores a la media (y por tanto impuestos) se le roba porque aporta más de lo que reciben los que están por debajo de él en aportaciones….con esa lógica absurda no avanzamos. No pagan los territorios, pagan las personas y las empresas en función de sus ingresos y beneficios, a ver si hacemos de este concepto una máxima universal interiorizada por todos, incluso por los nacionalistas.

    • Julio dice:

      Este texto defiende una postura genuinamente progresista respecto del concepto de soberanía nacional. Un ciudadano, un voto. Y votamos todos o no se puede votar. Contrasta con la posición repulsivamente ultraderechista, o particularista que diría Ortega, de quienes piensan que sólo una parte privilegiada tiene derecho a decidir sobre lo de todos: los militares para Emilio Mola en 1936, los catalanes secesionistas para Artur Mas hoy.
      No deja de asombrar, por otro lado, que algunos de los que pretenden aparentar ser los adalides del progresismo en España, con el apoyo evidente de los instrumentos de propaganda que oficialmente interpretan el papel de TV “de izquierdas”, hablen del derecho a decidir de los pueblos empleando la concepción hitleriana de pueblo. Es decir, una entidad etérea y eterna, con una lengua y una idiosincrasia, que aparentemente existe más allá de la ley vigente y el statu quo. Difícil concebir algo más próximo al ideal fascista.
      La razón fundamental de que una Belén Esteban con perilla y sus mariachis puedan obtener más votos que un proyecto político verdaderamente progresista en España es muy sencilla. Este país culturalmente subdesarrollado está lleno de personas incapacitadas para comprender cosas tan elementales como las que se exponen aquí. Para ser progresista hay que ser culto e intelectualmente disciplinado. En otro caso, sólo se puede aspirar a ser un bobo que defiende a la “derecha que levanta el puño”.

      • Pues no le falta a Ud. razón. Y aún si diéramos por bueno el “derecho a decidir” (lo que a cada cual le dé la gana, por supuesto) que esgrimen esos separatistas, con el aplauso y complacencia de una masa de presunta gente “de izquierdas” -obviamente una izquierda pervertida en estrategias y tácticas, valores, prioridades y objetivos políticos- podríamos, en buena lógica, concluir que si una minoría tiene “derecho a decidir” lo que le venga en gana, qué derechos no tendrá una mayoría “a decidir” Io que igualmente le venga en gana, como si se trata de que le den por salva sea la parte a don Arturo Más y compañía. Si no les gusta España ¿No saben por dónde cae la frontera? ¿O es que España es Cuba o es Corea? ¿qué les retiene aquí, acaso las ganas de fastidiar?

    • Vaya racimo (ahora que estamos de vendimia) no diré de tonterías pero sí de simplezas. Con mencionar lo de la Unidad Nacional es suficiente, ahora resulta que lo adelantado es el todo vale al respecto, y que debemos aprender no de Usa, Francia, Alemania etc sino de Yugoslavia, Ucrania… ah y de Etiopía que por lo visto es el único país cuya Constitución permite el “derecho a decidir”.

      Y que.lo progre es permitir separarse a los territorios ricos (los pobres no suelen tener esas inclinaciones).

      Saludos y siga leyendo, aunque sea este blog

    • “Corruptio optimi pessima”

      La corrupción del socialismo dio, históricamente, el fascismo; de la mano del ex-socialista Benito Mussolini. La corrupción del socialismo español -que, como la putrefacción del pescado, empezó por la cabeza- le ha llevado a jalear y compartir gustos y apetencias con diversos nacionalismos fascistoides pequeñoburgueses (por más que se autodenominen “de izquierdas”) en Cataluña, Vasconia, Galicia, Valencia, Baleares, etc., etc. ¿Pues qué interés se le sigue a la clase obrera en España, levantar barreras y fronteras entre obreros españoles, cuando las necesidades y prioridades lógicas de la clase obrera en España son muy otras: ACABAR CON EL HAMBRE de las familias de todos los miembros en paro, sin ningún tipo de ingreso legal a pesar de lo que dice el artículo 41 de la Constitución, trabajo necesario y decente, una vivienda digna y adecuada, servicios públicos educativos, sanitarios, sociosanitarios y de bienestar…

      El resultado de la corrupción intelectual del socialismo en España (y que afecta, en general, a todas sus variantes históricas, desde el anarquismo a la socialdemocracia) está a la vista de quien quiera verlo, y se muestra últimamente con claridad pavorosa.

      • jcarracedo dice:

        No creo que a usted los obreros le importen mucho. En cualquier caso, de este Estado putrefacto, del que efectivamente el socialismo corrupto, (porque corruptos son todos los que defienden este status quo), tiene tanta culpa como el liberalismo corrupto que no menciona, cualquier persona culta y de bien querría salir. Como pueblo, exigiendo el derecho a decidir y como ciudadano votando ya saben a quien, a esos que se llevan a los votantes cultos con los que contaban ustedes.

        • Soy obrero, hijo y nieto de obreros…

          • Los obreros me importan muchísimo, como puede Ud. suponer, y muchísimo su porvenir, incluido el porvenir de los obreros infectados por la levadura del nacionalismo separatista pequeñoburgués.

            Y la Culpa… ¡Ay, la Culpa! ¿Y qué le puede importar al obrero el “reparto de culpas” vinculado a un futuro “reparto de votos”, especialmente al pobre que ingresa menos de 645,33 €/ mes, a tenor del Umbral de la Pobreza atribuido el año 2011 por el EUROSTAT…?

            ¡Cómo si el hambre del pobre se solucionara con votar y decidir representantes, naciones, fronteras, a quién se premia o se castiga y demás!

            Hablo de un HAMBRE que no es sólo de pan. Hablo de un hambre que también es de cultura, de dignidad humana, de un “hambre y sed” de Justicia Social en busca de concreción para ese hermoso principio conocido como “DESTINO UNIVERSAL DE LOS BIENES”, empezando por el vecindario español, y siguiendo por el vecindario de la Unión Europea y demás https://www.mifirma.com/proposals/46#

  3. Venancio Buesa dice:

    Bien argumentado. Parecido a lo que defiende Cs desde antes que existiera UPyD.

    Un saludo

  4. Con permiso. Hay una cuarta, Cataluña dice que quiere seguir en la Unión Europea y suponemos que respetar la legalidad de ese ente supranacional ¿Acaso permite la Unión Europea esos procesos secesionistas? Creo que no, de ahí la trampa de apelar a un sentimiento, por encima de la ley o del derecho porque se cocina como prefiere el nacionalismo.

    • jcarracedo dice:

      Les recuerdo que hay vida más allá de la UE y del Euro, pues ahora parece que más allá de estas fronteras sólo existe la nada. Por otro lado ni la UE permite ni deja de permitir, eso es cuestión de los Estados. Sólo faltaría eso…
      Cuando los catalanes anteponen el sentimiento a “la pela” es, como mínimo, digno de admirar. ¿O va a resultar que el pueblo tradicionalmente más culto e informado se va a dejar engañar a estas alturas?
      En un Estado corrupto como el nuestro, sólo quedan dos posibilidades:
      1ª Cambiarlo desde dentro, lo cual resulta harto difícil, dado el control que ejercen esas élites sobre las Instituciones y la cantidad de estómagos agradecidos que existen por doquier.. y
      2ª Salirte del mismo, que es lo que quieren los catalanes, y no sólo el Sr. Mas, que quizás sea el menos interesado.
      Tanto si Cataluña se independiza o consigue un Estado propio, el Sr. Mas tiene los días contados.

      • pablo dice:

        para evitar un Estado corrupto como el nuestro la solución es salirse del mismo y seguir gobernado por las élites corruptas de Cataluña?? valiente solución

  5. Javi dice:

    No me gusta la constitución española, yo tambien la quiero cambiar, yo vote SI , ahora pondria NO,eso si, a años luz de lo que piensa el Sr.Mas. La derechona catalana hablando de identidades que nos hacen diferentes.Que mal me suena eso recuerdos del pasado reciente y lo más triste ERC, dando palmaditas en la espalda. Una última cosa. Art.39 del estatuto aprobado por estos partidos:Todos los Catalanes tienen en derecho de decidir sobre temas importantes para Cataluña.
    Si en gobierno Catalan NO puede garantizar que 400.000 catalanes que viven en españa pueden decidir su futuro, de que cojones estan hablando estos tios del derecho a decidir?

  6. xisco dice:

    Pues lo que yo digo es muy simple, NO PUEDEN ESTAR POR ENCIMA DE LA CONSTITUCION ESPAÑOLA.
    Otra cosa es crea una nueva ley dentro del marco de la constitución y se solucionaria sin ningún escandalo.

  7. La puesta en escena del “amigo Mas es estupenda merece un premio al mejor orador .demagogo catalán del S XXI,,,hay que tocarle los bolsillos…. para que vea el costo de su oratoria.

  8. manuel garcia dice:

    Buenas tardes. Por simple curiosidad me gustaría saber si Artur Mas no comete algún tipo de delito al decir públicamente que la consulta es legal cuando ha habido más de 5 sentencias del tribunal constitucional sobre el derecho a dia de hoy de la comunidad de catalunya a celebrar un referendum. Lo dijo en la entrevista de Ana Pastor. Lo he oído en la televisión quizás más de cinco veces. También lo dice una diputada de ERC (Marta Rovira creo). Lo acabo de oir en la radio. También me gustaría saber si convocar esta consulta sería “delito” sabiendo que ya hay “jurisprudencia” y varias sentencias del TC sobre la convocatoria de referendums por parte de comunidades autónomas. ¿No sería “prevaricación” (hacer algo a sabiendas de saber que no es legal)?. Las “” lo que quieren decir es que no tengo formación en derecho. Quiero decir que quizás más que un error político sea un “delito”

    • manuel garcia dice:

      Quiero decir firmar la convocatoria “a sabiendas” que no es legal y va a ser recurrida ante el TC no sería ya “delito”? Es que creo que el tema no es político sino judicial

      • jcarracedo dice:

        Si la convocatoria es legal o no lo tendrá que decir el TC, ese que preside un afiliado del PP y que curiosamente si es legal. En cualquier caso Mas obedece a un mandato político de su pueblo, y eso es lo más legal que existe, aparte de la ley de consultas catalana. Estamos acostumbrados a que nos mangoneen los políticos y utilicen sus leyes contra el ciudadano, unas y otras. Así lleva siendo desde que existe el Estado pero parece que algo está cambiando. Ya se que les gustaría meter a Mas en la cárcel, y seguramente borrar del mapa a los nacionalistas, como “buenos” nacionalistas a su vez, pero esta vez tienen enfrente a otro Estado, con armas para defenderse.
        La suerte está echada. Se van los mejores y no me extraña. Tanto Cataluña como Euskadi serían hoy día países punteros si no hubiera sido por el lastre español. Y el resto estaríamos todavía hablando de la madre patria y paseando vírgenes, como de echo estamos.

    • Opinar, aunque sea una opinión infumable, no es delito. Pero actuar sí. Artur Mas estará cometiendo uno o varios delitos de prevaricación y cohecho si no paraliza inmediatamente la campaña de la consulta ilegal, opine lo que opine. Y vamos a denunciarle en cuanto sea procesalmente posible. No podemos seguir gobernados por delincuentes.

  9. Triple estafa que está pidiendo un triple castigo.

    • jcarracedo dice:

      Los recursos del gobierno, resumidos en el discurso de Rajoy, siguen siendo los de siempre: que “la consulta que se pretende llevar a cabo, ni por su objeto, ni por el procedimiento seguido, es compatible con la Constitución española” (¿seguro?: ¿por qué no aceptaron aplicar, por ejemplo, el artículo 150.2 que habría permitido transferir la competencia de convocar referéndum no vinculante a la Generalitat?); que “la soberanía reside en el pueblo español en su conjunto y una parte de él no puede tomar decisiones sobre lo que afecta a todos” (¿por qué, entonces, en Escocia sí han podido votar únicamente los y las escoceses si se separaban o no del Reino Unido y no el conjunto de la ciudadanía de ese Estado?); que, en fin, ya en plan catastrofista, “esta consulta de autodeterminación (…) va en contra de la Ley, desborda la democracia, divide a los catalanes, los aleja de Europa y del resto de España, y perjudica gravemente a su bienestar” (¿no será, más bien, el Estado español el que se aleja de esa “Europa” que no ha dicho nada en contra del referéndum escocés y, en cambio, asiste preocupada a la inestabilidad política que puede provocar al “choque de trenes” que se anuncia?) .

      Lo peor de todo en el ya previsible discurso de Rajoy es su afirmación rotunda de que “desde un punto de vista estrictamente político, tampoco cabe obrar de otra manera”. Porque ahí está el quid de la cuestión: si hay una demanda ampliamente mayoritaria en Cataluña a favor de ejercer su derecho al voto el próximo 9 de noviembre, como está archicomprobado por distintas vías (ahora, con el 92,9 % de ayuntamientos dispuestos a organizar la consulta), lo lógico habría sido buscar alguna fórmula legal de ejercicio de ese derecho; con mayor razón cuando se trata de una consulta no vinculante y, por tanto, no se desprendería de la misma, en la hipótesis de que hubiera una mayoría a favor de la independencia, que se proclamara inmediatamente ésta.

      Contrasta ese autismo político, no nos cansaremos de recordarlo, con lo que hicieron tanto PP como PSOE a propósito de la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución, en pleno agosto de 2011, para así contentar a esos “mercados financieros” que continúan actuando como los verdaderos gobernantes de la eurozona. ¿Por qué no haberlo hecho en este caso? Obviamente, porque las cesiones de soberanía “por arriba” son ya norma corriente en unos gobiernos que están al servicio de un despotismo antidemocrático a escala europea, mientras aumenta su miedo a la democracia ejercida desde abajo y, en esta ocasión, por un pueblo que reclama ser reconocido como tal.

      Ha sido esa falta de voluntad política de Rajoy y su gobierno de buscar un terreno de encuentro que encaje la legalidad con la realidad, y no al contrario, la que ha conducido a la confrontación actual. Sin duda, en ello ha influido un fundamentalismo constitucional muy arraigado en sus filas, pero también los consabidos cálculos electoralistas, dirigidos a compensar el desgaste que está sufriendo tanto en el plano político (corrupción) como social (“austericidio”) mediante el recurso a un nacionalismo español beligerante en una parte significativa de su base social. Con todo, el precio que va a pagar por ello será muy alto no sólo en Cataluña sino también en otras partes del Estado, en donde, como estamos viendo ahora mismo en Canarias, la reclamación del derecho a decidir sobre asuntos de especial trascendencia para la ciudadanía se va extendiendo frente a un gobierno y a un régimen en profunda crisis de legitimidad.

  10. Marcos Concheso dice:

    Muy buenas,esta siendo emocionante escuchar los argumentos de todas las partes.Yo desde hace tiempo tengo una duda y aun no escuche a nadie plantearla y es la siguiente:
    Estoy de acuerdo con que la solución para terminar de una vez por todas con el problema territorial (a mi entender inventado e interesado por las élites burguesas que ambicionaban administrar sus tierras y a sus subditos a su antojo.Estos subditos que fueron,como las religiones, animados a apoyarles,abogando más a los sentimientos q a los derechos y al pan) y poder seguir libres de lastres contruyendo un pais sanamente democrático, culto y rico,es el Federalismo. Pero el dilema q veo yo es q como se consigue q CC.AA.como Pais Vasco y Cataluña,con un poder tan “poderoso” del nacionalismo en ellas,cedan competencias tan vitales para sus campañas “fabrica-separatistas”como son Educación,Seguridad,Sanidad,etc… y q colaboren en la solidaridad de los territorios si ellos están en contra de facto con eso.Como hacer q acepten un estado federal q realmente les resta muchas competencias q tienen conseguidas.Y sobre todo,sin darles mas argumentos de q España les perjudica.Como hacer entrar en razón al puebloespañol y sobre todo al Vasco y Catalàn de q no puede haber un pais sin ellos, ni ellos sin el resto?Como sin q se den de morros contra una futura realidad quizás irremediable.Como consigues q un nacionalista corra la venda de sus ojos y vea con la razón.Como haces q un beato razone y deje de lado a su inexistente dios….Supongo q alguien me contestará “con má labor explicativa” pero en eso nos llevan mucha ventaja los manipuladores de emociones y sentimientos…

top