search
top

Del 20N del 2011 al ídem del 2012: ¿ha cambiado algo en la política nacional?

Cómo pasa el tiempo: hace un año estábamos en la jornada de reflexión de unas elecciones generales en las que todos daban por hecho la victoria del PP y sólo se discutía la magnitud de la caída del PSOE y del previsible ascenso de otros partidos, entre ellos UPyD. Finalmente, la inicua ley electoral vigente se apiadó de las huestes socialistas, que obtuvieron un resultado muy bajo pero todavía con amplio margen de descenso. Viceversa, Mariano Rajoy ganó pero sin arrasar: ha habido mayorías absolutas más espectaculares que la suya en condiciones bastante peores. Por nuestra parte, conseguimos cinco diputados y casi cuadriplicar los votos del 2008, lo que no está nada mal… aunque con una Ley electoral proporcional, UPyD tendría ahora entre 12 y 16 diputados, según el modelo.

Mucha gente depositó grandes esperanzas en la sustitución de PSOE por PP, sin hacer demasiado caso de quienes advertíamos de que eran partidos prácticamente intercambiables, una vez despojados de las capas exteriores de bronca retórica y oposición cosmética, convenientemente agigantadas por la prensa subvencionada o concertada. Lamentablemente hemos vuelto a tener razón, y un años después se comprueba que tanto monta Rajoy como monta Zapatero. ¿Ha cambiado algo sustancial en la política española en este año? Poco. Quizás la mayor sorpresa haya consistido en la certificación de los peores augurios, a saber, que el PP carecía de un proyecto propio pese a la frenética oposición ejercida durante los ocho años anteriores bajo la guía de Mariano Rajoy. Veámoslo por los principales capítulos.

1 – Lucha contra la crisis: resulta literalmente increíble que el PP dijera ser ignorante de a) la verdadera dimensión del déficit público; b) las consecuencias sociales de la crisis, con la subida de cohete del desempleo, fenómenos como los desahucios y la escalada de la pobreza (sobre todo la infantil: 25% según Cáritas); c) la pésima situación del sistema financiero formado por las Cajas de Ahorro gobernadas por los partidos. ¿Acaso el PP puede alegar ignorancia de estas cosas cuando gobernaba importantísimas Comunidades Autónomas, como Madrid, Valencia o Murcia? ¿O la situación de las Cajas gallegas, valencianas o, sobre todo, del experimento Bankia, cuyos consejeros eran en su mayoría representantes del PP? Lo malo es que a la pretensión pecaminosa de inocencia ha añadido un nulo propósito de la enmienda. Resumiendo: la lucha del PP contra la crisis consiste en la lucha por salvar a costa del interés general Cajas quebradas (nacionalizándolas) y por mantener administraciones sobredimensionadas en las que los viejos partidos tienen sus fuentes de poder.

2 – La reforma del Estado: en pocos meses se hizo evidente lo ya sabido, que la estructura del Estado agrava la crisis debido a su costo económico y a la opacidad y duplicidades de la gestión, que favorecen el mal gobierno y la corrupción, a lo que debe añadirse el coste de la defectuosa separación de poderes por una justicia politizada (y un Tribunal Constitucional de funcionamiento disparatado). Tanto los reformistas domésticos como los analistas internacionales han insistido en que hay un importante ahorro por hacer en gastos fijos, estructuras burocráticas y entes superfluos que, entre otros méritos, han conseguido que España sea uno de los países más hostiles a la creación de nuevas empresas, de los más opacos y más inseguros jurídicamente, etc. El PP se ha negado a tocar un pelo de esta estructura elefantiásica, con la complicidad de PSOE, IU y nacionalistas. Como la corrupción, sigue siendo un tabú para los partidos viejos.

3 – Europa: es muy cierto que la solución de muchos aspectos de esta crisis depende de la Unión Europea, a la que hemos cedido soberanía monetaria y económica (y más que se cederá con el rescate). Y que este admirable proyecto sin igual pasa por un mal momento político. Pero para solucionar el atasco hay que tener un proyecto europeo y europeísta, asumiendo la tarea de profundizar la precaria unión política y fiscal, entre otras. O sea, liderar, tarea para la que la crisis económica no es un impedimento (Europa nació de las ruinas de la posguerra). Rajoy no ha hecho otra cosa que pasar de la sumisión a Merkel a un dueto sin gran éxito con Monti, y ahora busca refugio en un Hollande que tampoco sabe qué quiere.

4 – Educación: ¿quién no recuerda las indignadas denuncias sobre la mala calidad del sistema educativo a cargo del PP en su etapa opositora, y el anuncio de reformas fulminantes cuando entraran en el Gobierno? Y sin embargo, a día de hoy no  tenemos sino una colección de globos sonda, rumores y declaraciones de intenciones corregidas cada dos por tres. Sólo sabemos con seguridad que los centros privados que practican la separación sexual de los alumnos conseguirán un trato de favor que no merecen, y que lo demás, fallido modelo pedagógico inclusive, seguirá casi igual. Natural si consideramos que, con 17 sistemas y 12 leyes educativas autonómicas vigentes, una reforma de verdad exige una revisión de la competencia en la materia, y ésta una reforma constitucional de la que el PP no quiere ni oír hablar (si no la exigen Merkel, Obama, etc.) Pero el colofón de esta improvisación insensata es el sacrificio de la inversión en investigación científica e innovación (becas, I+D+i) en beneficio de la ampliación de aeropuertos peatonales o la construcción de carísimos AVE de dudosa o imposible sostenibilidad a medio plazo. No cabe esperar ningún cambio a mejor de la educación, digno de tal calificativo.

5 – Cataluña y la secesión: hay dos modos de posicionarse ante un problema serio: afrontarlo hablando francamente del mismo hasta donde sea prudente, o probar a que se pudra haciendo el Don Tancredo y probando por la puerta de atrás o bajando por la chimenea. Es sabido que Rajoy prefiere el segundo, que es el modelo de “resolución de conflictos” que ha practicado en el PP. Pero gobernar el Estado no es gobernar un partido. Sin embargo, Rajoy no se opone al secesionismo catalán promovido por su partido socio en Cataluña, CIU, con argumentos políticos de fondo (¿por qué no es democrática la secesión?), ni con medidas políticas y jurídicas que aclaren las reglas de juego (como legislar en el Código Penal la convocatoria de referendos ilegales), sino con consideraciones de contable (¿y esto cuánto puede costarnos?). Y, si son insuficientes, sacando del cajón informes policiales sobre la corrupción de los Mas y los Pujol que deberían estar en la mesa de un juez instructor. Modos de Cosa Nostra que hacen tanto daño a la democracia como el mismo secesionismo: ¿por qué no se actuó contra los sospechosos de corrupción antes de las elecciones, si las evidencias son muy anteriores?

6 – ETA y asociados: difícil encontrar un capítulo donde el continuismo con el denostado Zapatero sea tan claro como el “proceso de paz” con ETA, que ha pasado y pasa por la aceptación como genuinos demócratas de los totalitarios herederos de ETA-Batasuna sin exigirles la menor ruptura con el pasado de la banda ni el rechazo activo del terrorismo (a no confundir con el claudicante “rechazo de cualquier violencia”). De la legalización de Bildu y la admisión de Amaiur al caso Bolinaga. Y el acoso desde el partido del gobierno a víctimas que han rechazado el enjuague.

Y podríamos seguir el repaso por otros campos no menos sensibles, como la lucha contra la corrupción y el fraude fiscal (amnistía), la política de transparencia (opaca), el cambio de modelo económico (¿hacia cuál?), la política energética (apagada), la sanidad y los servicios sociales (desmontados por vía fiscal)… Eso sí, pagamos muchos más impuestos por mucho peores servicios públicos y sin expectativas de mejora.

Como para cerrar este revival del Día de la Marmota, ayer mismo aparecieron signos de que la esperanza económica del Gobierno y sus socios habituales podría estar en reanimar la letal burbuja inmobiliaria, vía regalo del permiso de residencia a extranjeros con la compra de una propiedad inmobiliaria de al menos 160.000€ -como quien regala una vajilla-, y vía propuestas bancarias de volver a construir más y conceder nuevas hipotecas regaladas (¿a quién, con seis millones de parados, muchos de los cuáles los clientes potenciales del mercado inmobiliario normal?) eso sí, sin modificar la injusta, leonina y vetusta Ley Hipotecaria (de 1909 y reformada sin cambios esenciales en 1946 y 2000) para mantener el sistema de negocio que nos ha arruinado.

¿Qué ha cambiado entonces? Pues por parte del poder, apenas nada. Por el lado social, mucho: somos una sociedad más pobre, más desigual, más indignada y menos esperanzada que hace un año. Pero el cambio más importante es en el dominio de los conocimientos: sólo los tontos y los cínicos pueden sostener que las soluciones que ya han fracasado reiteradamente sean las mismas que debemos volver a probar. O sea, más empleo barato en la construcción y turismo, menos inversión en I+D+i, menos empresas innovadoras, menos emprendedores y más empleados públicos en burocracias duplicadas y triplicadas. La solución está fuera del bipartidismo y contra él. Y en fin, otro día les cuento algo más regocijante: cómo es la vida de un diputado nuevo. ¡Que no se desanime nadie!

Share

5 comentarios a “Del 20N del 2011 al ídem del 2012: ¿ha cambiado algo en la política nacional?”

  1. CM dice:

    Un análisis bastante acertado y con fundamento de la situación pero aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid quisiera apuntar que esos modos y razones que se muestran aquí les añoro en otros discursos en donde la demagogia hace aparición, cosas como lo de “quien ha estropeado algo no esta en condiciones de arreglarlo” y cosas así.

    A ver si desde la dirección política enseñáis que se pueden dar argumentos perfectamente validos y razonables sin insultar la inteligencia de la gente.

    Saludos.

  2. CM dice:

    Ves, ahora me llega un “Si cae la bandera española en Cataluña, caerán la catalana y la europea”. No se, aunque en campaña y dentro de un mitin se tiene que intentar llegar a mucha gente, no se si esto de ir mas a la víscera que a la materia gris de la gente no nos acerca un poco al lado oscuro. En todo caso creo que tendrá un precio.

    Tan difícil es comprender que en el punto 5 esta la aproximación correcta a este asunto ?.

  3. CM dice:

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=qMjd7sYw80U

    De verdad, donde esta el sentido común aquí ? esto se nos va de las manos.

  4. Sake dice:

    Querido D.Carlos, ya sabemos que PP,Psoe e IU y sindicatos CCOO e UGT, ni nigún otro sindicato, tienen la solución.
    ¿qué sucede?, pues sencillamente que no la ven.
    Aunque parezca mentira UPyD la ve y propone soluciones.
    ¡¡¡¡Que sí incrédulos!!!.
    Pensad y lo vereis.
    Votad UPyD (Unión Progreso y Democracia), y a trabajar, es nuestra solución y la de Europa.
    Un Abrazo Carlos 😉 .

  5. Estoy totalmente de cuerdo con lo escrito por Sake.
    Un Afectuoso Saludo a todos 😉 .

top