search
top

De trajes y de corbatas, o el punto de no retorno de la degradación democrática

El 20 de julio de 2011 puede convertirse en el Día Textil de la democracia, un día especial que puede ser señalado como efeméride del punto de no retorno de la paulatina degradación del sistema de partidos en España.

Por la mañana, el ministro Miguel Sebastián protagonizó en el Congreso un absurdo debate sobre si llevar o no corbata ayuda a la eficiencia energética de los edificios oficiales; por la tarde, el Presidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps dimitía tras ser procesado por un posible cohecho impropio a propósito de unos trajes regalados. Lo más grave del caso Camps no es la acusación en sí, sino la mentira mantenida todo este tiempo y la actitud arrogante de alguien que se cree más allá de la Justicia en función de su alto cargo, a lo Berlusconi. Que el quedarse con trajes regalados sea algo bastante ridículo –más allá de si este tráfico de favores estaba relacionado con financiación ilegal y pago de comisiones- no banaliza el asunto porque lo que ha hecho Camps es trasladar ese ridículo, convertido en oprobio, a las instituciones políticas que debía preservar. En este sentido, Camps y el PP han hecho un daño tremendo a la democracia agravando nuestra crisis política (que agrava la económica), triste logro que comparten con todos los partidos que llevaron imputados a las elecciones o mantienen en ayuntamientos a cargos procesados. O ministros como Chaves, bajo cuyo gobierno en Andalucía se produjo el caso de los ERE falsos; o el candidato Rubalcaba, cuyos cargos de máxima confianza en la Policía Nacional acaban de ser procesados por colaboración con banda armada.

Por ironías de la pequeña historia, la tarde de los trajes de Camps tuvo el prólogo matutino de las corbatas de Sebastián (y Bono), completándose esta grotesca jornada textil de la degeneración del sistema. Porque no cabe llamar de otra manera a la actuación de un Ministro de Industria que, en plena crisis económica –una de cuyas causas está en la deficiente política energética, de la que es responsable su ministerio-, frivoliza sobre las soluciones a la crisis llevando el debate energético a si debe o no llevarse corbata en los edificios oficiales, con la inapreciable ayuda del presidente José Bono, firme partidario del “concorbatismo” riguroso frente al desenfadado “sincorbatismo” ministerial (parece que eso es todo lo que el principio de transversalidad puede dar en el PSOE). Con el diferencial de la deuda por las nubes y cinco millones de parados, en eso han quedado los debate políticos de altura en España: ¿debe o no llevarse corbata en el Congreso y demás edificios oficiales? Por cierto, para los diputados y ministros no es obligatorio hacerlo, así que el empecinamiento de Sebastián en la materia demuestra que no es sino un diversión para eludir los temas de su competencia que sí son urgentes, desde el precio del kilowatio doméstico a las primas a las renovables, pasando por el cierre absurdo de Garoña o las subvenciones insostenibles al carbón de Rodezno.

Corbatas de Sebastián y trajes de Camps vienen a recordarnos nuestro verdadero problema de fondo: la democracia está desnuda, las instituciones en harapos o en pelotas, sin dinero en la caja y sin ideas en quien la administra y a veces tampoco decencia. Corrupción y falta absoluta de ideas o puro engaño (corrupción intelectual) son nuestros dos principales problemas derivados de la baja calidad de la clase política y resto del establishment. Eso, y no el diferencial de la deuda, es lo que amenaza echar por tierra el frágil edificio democrático en el que tratamos de protegernos de la tempestad económica. Esto es lo que da de sí el bipartidismo cuando suenan todas las alarmas: peleas sobre trajes y corbatas de sus señorías y excelencias.

Share

8 comentarios a “De trajes y de corbatas, o el punto de no retorno de la degradación democrática”

  1. CM dice:

    Siento vergüenza cuando veo políticos mediocres gastándose mi dinero en trifulcas de taberna. Siento impotencia cuando crucifican y hacen mártir a alguno de ellos por las razones equivocadas. Significa que ni el Estado de Derecho ni la Sociedad Civil han querido/debido/podido revelar+relevar al villano por las razones justas.

    EL PERDIGÓN

    Cuando tu eqipo impide que conozcas cualquier información del otro bando y tienes un poco de sentido común, sabes que probablemente las cosas no son exactamente como te las están contado. Hablo de Islandia, de Bildu, del recate a Grecia, del 15M, de UPyD…

    http://www.publico.es/espana/387781/guipuzcoa-ahorrara-1-000-000-de-euros-en-sueldos-de-politicos

    Si queremos ser verdaderamente transversales tenemos que decir que el libro es bueno aunque lo firme Hitler.

  2. Sake dice:

    -A mi nunca me han gustado las corbatas ni los trajes.
    -A mi nunca me han gustado la falta de ideas y de vergüenza.
    -A mi tampoco pero es lo que hay.
    -Se pueden cambiar las cosas y para ello lo primero es denunciarlas.
    -Es inevitable un cambio en la politica en España.
    -A la vista está.

  3. guticid dice:

    El heroico mártir San Francisco Camps tiene el poder de que conoce las vergüenzas del PP, la trama Gurtel, etc…; volverá a la política después de las elecciones con un carguito que le tape la boca y antes paz y después gloria.. ( teóricamente no se ha ido pues sigue de diputado…,aunque ya sabemos lo ocupado que es esto en ciertos partidos…).

  4. jjms dice:

    Tras el anuncio de adelanto de elecciones generales que ha añadido una línea más al “mentiriario” de ZP y de su ROTO (como sinónimo de PARTIDO), echo de menos una nueva entrada de Carlos pasando página de las miserables cuitas de esa vieja y manida política de cutres, mediocres, acomplejados e imbéciles esféricos de distinto pelo pero misma capa.
    La historia se encargará de juzgar la política de estos últimos años poniendo en el lugar que justamente les corresponda a sus actores protagonistas que ya son pretérito “indefinido”.
    Dejémosles a ellos los restos de ese festín desabrido y pasemos a trabajar por el futuro que nos merecemos. UPyD tiene ahora el reto, la obligación y la responsabilidad de representar a varios centenares de miles de españoles con su propio grupo parlamentario en la nueva legislatura.
    A por ello.

  5. alc dice:

    Siguiendo con el tema del centralismo político y el centralismo económico.

    Como decía, es un secreto a voces que las comunidades autónomas han tratado de fomentar la creación de empresas y puestos de trabajo en sus territorios fundamenalmente abusando de dos mecanismos: El primero es crear empresas publicas para hacer lo que podrían hacer las empresas privadas. Y el segundo exigir a las empresas privadas pagar el peaje de tener sede y personal en la autonomía de turno para acceder a la contratación pública. Cuando no directamente, tener la cabeza del negocio (la sede principal) en su territorio, y no solamente un brazo (una oficina o delegación con algo de personal, para poder hacer que los trabajos figuren como hechos en dicha autonómia).

    De este modo las capitales autonómicas se han llenado de multitud de empresas públicas y privadas de pequeño tamaño. Porque una empresa asentada en una determinada autonomía que sabe y tiene medios para hacer un determinado trabajo, tiene trabas para acceder a los consursos públicos de la autonomía de al lado, sino pasa por el aro de poner al menos una sede (aunque sea ficticia) en la otra autonomía. Y este hecho supone una obvia ineficiencia económica. Es decir en la práctica es realmente difícil, que una empresa de Oviedo pueda acceder a las contrataciones de Galicia, Cantabria o Castilla y León. Y si lo consigue es gastando un dinero innecsario en poner una sede en Santiago, Santander o Valladolid. Este hecho limita obviamente las capacidades de crecmiento de las empresas. Y también su eficiencia económica, ya que concentrar el trabajo repercute generalmente en un ahorro de costes. Y tambén en un descenso de los precios. Por lo que de este modo, además se hincha el gasto publico de las autonomías de manera innecesarie e ineficiente.

    Y mientras tanto, todas las grandes empresas del país y las multinacionales extranjeras (que son las que crean más puesos de trabajo, y sobre todo, las que generalmente ofrecen puestos de trabajo más interesantes, más cualificados y con mejores condiciones contractuales, económicas y sociales) mantienen sus oficinas en Madrid, en menor medida en Barcelona, y en algún caso particular en Bilbao o Valencia.

    El autonomismo y la descentralización del Estado ha sido un rotundo fracaso para descentraliozar la actividad económica y social.

    Y además, rompe la igualdad. No sólo porque las políticas de cada autonomía son diferentes. Sino también porque es imposible determinar las necesidades reales de cada territorio, si no es examinando partida por partida. Y esto solo lo puede hacer una administración centralizada.

    La negociación prespuestaria de las autonomías, se realiza de forma que cada autonomía exige de manera interesada un determinado criterio (número de habitantes, ruralidad o dispersión de la población, envejeciminto de la población, población veraneante…) sin poder justificar que dicho criterio suponga ese coste, porque es simplemente imposible. Al final, cualquier criterio de reparto de dinero entre las autonomías es arbitrario e injusto.

    Además, el hecho de que una administración este centrlizada, no significa que no tenga oficinas o delegaciones en cada zona. Sino que cada departamento de los que existen en cada zona dependen del central. Es decir, existe un servicio de carreteras en cada zona que depende de un servicio de carreteras central, lo que permite asgnar el presupuesto de carreteras según las necesidades existentes en cada zona en esa materia. Y lo mismo en educación ,e n sanidad o en bosques y espacios naturales.

  6. alc dice:

    Hoy en El País digital aparece un artículo sumamente interesante sobre Ryan Air y su chantaje a las comunidades autónomas para volar a aeropuertos secundarios a cambio de subvenciones.

    Aeropuertos rehenes de una aerolínea
    Ryanair funciona a golpe de ayudas en decenas de ciudades - Para llenar sus aeródromos secundarios, Gobiernos y entidades regionales ceden a la presión - Bruselas cuestiona los incentivos

    Sigamos transferiendo a las autonomías aeropuertos, autopistas, puertos, ferrocarriles… y ya veremos con qué costes de gestión, qué sobredimensionamientos y qué desestructuración de las redes de infraestructuras terminamos. Y con qué costosas competencias desleales (a cuenta del contribuyente) terminamos.

    Esto es lo que pasa cuando se transfieren competencias que deberían ser del estado a las CC.AA -y no sólo la sanidad y la educación-:

    [...]

    El modelo del aeropuerto de Girona, que ahora está a punto de perder la mitad de los vuelos de Ryanair al no querer aumentar las ayudas, era el sueño de todo alcalde de ciudad periférica. El aeródromo vivía en los noventa en vacas flacas. Recibía al año cerca de medio millón de personas, la mayoría en vuelos chárter. Sin embargo, en 2003, llegó Ryanair. Un año después, el tráfico había aumentado un 173%. En 2008, Ryanair tenía 11 aeronaves destinadas en Girona, y llegó el récord: 5,5 millones de viajeros. Un milagro en un lustro. De Girona, a toda Europa. Y lo que ha sido más importante para los hosteleros y hoteleros de la zona: de toda Europa a Girona. La fortuna de esa provincia, sin embrago, nunca le ha salido gratis. El milagro tenía un coste, en forma de subvenciones "para la promoción turística", que han sufragado sobre todo la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Girona y la Cámara de Comercio. Según el último acuerdo, siete millones de euros al año. A esto hay que añadir las inversiones para ir adaptando la instalación y sus aparcamientos al creciente éxito. Aun así, en Cataluña el modelo se replicó en Reus. Y en media España.

    La aerolínea sabe que tiene la sartén por el mango, y lleva tiempo apretando las tuercas a las Administraciones regionales. Hace menos de un mes, la irlandesa aseguró que en otoño dejará el aeropuerto de Reus y reducirá a la mitad su actividad en Girona, y en ambos es prácticamente la única compañía que opera. "No hemos alcanzado un acuerdo competitivo con la Generalitat", señaló sin rodeos el vicepresidente de la Ryanair, Michael Cawley. El directivo no esconde la estrategia. "Aeropuertos en Europa hay muchos. Aerolíneas capaces de operar en Girona solo una: nosotros", lanzó. La misma amenaza pesa sobre el aeropuerto de Zaragoza. O el de Alicante.

    [...]

    ¿Qué pasaría si Ryanair tuviera que negociar en bloque con ese tercio de su negocio? El poder de presión de las Administraciones Públicas respecto a Ryanair crecería. Es lo que viene a plantear José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, el lobby que agrupa a las grades compañías turísticas españolas, incluidas líneas aéreas. "¿Y si Michael O'Leary en vez de negociar comunidad por comunidad, se sentase en una misma mesa con todos? Se acabaría la subasta de ayudas", reflexiona.

    [...]

  7. alc dice:

    Este tema de los aeropuertos y las subvenciones autonómicas a las aerolíneas es un ejemplo de lo que pasa con la gestión de las infraestructuras y el transporte con diferentes tipos o escenarios de gestión.

    Esto es lo que ha pasado no sólo con las subvenciones a las aerolíneas, sino también con innumerables competencias del Estado que fueron transferidas primero a unas pocas comunidades autónomas (País Vasco y Cataluña generalmente) y luego al resto de las autonomías, rompiendo mercados:

    1.- Gestión centralziada en todo el país. Toda la red se gestiona de manera integral, uniforme y estructurada. Los costes de gestión se moderan y se evitan sobredimensionamientos y duplicidades. Ninguna zona se ve beneficiada respecto a las demás. No existen competencias desleales entre zonas.

    1.- Gestión centralziada en todo el país, excepto en una o dos autonomías privilegiadas. Casi toda la red se sigue gestionando de manera integral, uniforme y estructurada. Las autonomías que gestionan su propia red pueden verse muy beneficiadas respecto a las demás de poder aplicar subvenciones y otras prácticas para inducir una competencia desleal respecto al resto de la red. Los costes de gestión aumentan en esas autonomías, pero de manera moderada por lo que es posible camuflar el sobrecoste gracias al aumento del beneficio obtenido.

    1.- Gestión descentralziada en todo el país. La red ya no se gestiona de manera integral, uniforme ni estructurada. Todas las autonomías aplican subvenciones y otras prácticas para inducir la competencia desleal, lo que crea un mercado de subvenciones que eleva la cuantía de las mismas. Los costes de gestión aumentan notablemente de manera que el sobrecoste ya no se compensa gracias al aumento del beneficio obtenido.

  8. alc dice:

    Hace años (enero o febrero de 2007) me pilló una ola de frío polar fuera de casa en Cataluña. Con nevadas importantes y temperaturas máximas bajo cero en todo el cuadrante nororiental de la península. De modo que preferí retrasar unos días mi viaje de regreso en coche a Madrid para ver si la situación mejoraba.

    Antes de iniciar el viaje se me ocurrió llamar al teléfono de información de la D.G. Tráfico para pedir información sobre el estado de la A-2. Me informaron del estado de la carretera sólo entre Madrid y Zaragoza. Y muy amablemente me dijeron de que no me podían informar sobre el estado de la A-2 en Cataluña ya que las competencias estaban transferidas, y que si quería esa información llamara al departamento correspondiente de la Generalitat de Cataluña.

    A este paso, dentro de poco transferirán las misms competencias al resto de autonomías, de modo que alguien que se vea en la misma situación para realizar ese mismo viaje necesitará llamar no a dos teléfonos, sino también a Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid.

    Recordemos lo obvio y de sobra conocido: La A-2 une las dos principales ciudades del país pasando por múltiples territorios.
    No es una carretera autonómica, provincial ni local. Conforma un itinerario claramente supra-autonómico, con un carácter innegablemente nacional o español.

    ¿En qué cabeza cabe transferir la gestión de la red principal de carreteras a las autonomías?.

top