search
top

¿Sirven las fronteras contra los terremotos e inundaciones?

Incluso estando acostumbrados a la cazurra cortedad de miras del establishment que nos aflige sorprendía que el señor Griñán lamentara que el Tribunal Constitucional haya derogado el artículo del Estatuto de Andalucía que pretendía la “competencia exclusiva” de su comunidad sobre el río Guadalquivir. Eso fue el miércoles; el jueves, ese mismo Tribunal derogaba un artículo similar sobre el río Duero en el Estatuto de Castilla-León. Y sorprendía porque siempre se espera, quizás con demasiada ingenuidad, que incluso gente tan pegada al interés más mezquino comprendiera, a la luz de lo que pasa en el mundo, lo ridícula, anacrónica y extemporánea que es su reclamación de competencia fluvial exclusiva justo cuando, al otro lado del mundo, la tragedia japonesa ponía drásticamente de relieve que compartimos un planeta pequeño, limitado y peligroso. Y que las fronteras e intereses nacionales, lejos de protegernos de los riesgos de vivir en su sitio así –una bola recubierta de placas tectónicas móviles que chocan entre sí produciendo terremotos, tsunamis y volcanes-, no sirven sino para empeorarlos.

Un terremoto seguido de tsunami, ambos tremendos, han bastado para poner en solfa el exceso de confianza en la ingeniería de la seguridad que llevó a Japón a instalar enormes centrales nucleares justo en la costa de una de las regiones más sísmicas del planeta. Los optimistas excesivos han subrayado que las centrales aguantaron bien el terremoto, pero callan que fracasaron ante el tsunami inmediato. Y “tsunami” no es por casualidad una palabra japonesa prestada a las demás lenguas del mundo, sino debido a lo habitual de ese fenómeno en aquel país. No resulta pues muy consolador que las centrales resistieran el brutal temblor 9.0 para quedar desbaratadas por la probable y previsible sucesión de olas de hasta 10 mtrs de altura causadas por aquel. Considerando retrospectivamente el riesgo, el emplazamiento de la central de Fukushima parece completamente reñido con el sentido común (y debería llevar a revisar el emplazamiento de centrales en zonas sísmicas o fácilmente inundables).

¿Significa eso que debamos renunciar a la energía nuclear en el resto del mundo, o al menos en Japón y países de gran sismicidad, como han exigido los predicadores de la religión política ecologista? Pues creo que no. Primero, porque una central nuclear se puede parar, en efecto, pero pararla no volatiliza la radioactividad que contienen sus reactores parados y  las piscinas con combustible gastado: ante una inundación como la de Fukushima son tan peligrosas paradas como en marcha (desagradable hecho que se oculta a la opinión pública mientras se pide relanzar el “debate nuclear”… para cerrar las centrales). Segundo, porque mientras no se desarrollen alternativas reales a las nucleares de fisión, como la fusión nuclear (que no todo el mundo cree posible desarrollar para uso comercial), esas centrales son necesarias por dos razones: por el encarecimiento o agotamiento futuro de las fuentes fósiles petróleo y carbón (consideradas además contaminantes por el Protocolo de Kyoto), y porque las renovables necesitan una energía de base constante para compensar la variabilidad del clima, y eso las nucleares lo hacen perfectamente. La imagen de un mundo abarrotado de molinos de viento y huertos solares no sólo es estéticamente objetable –el paisaje también es un bien escaso a proteger- y económicamente dudosa –basta con ver nuestro problema con las insostenibles primas a las renovables, que también debemos a ZP y sus lamentables gobiernos-, sino que es incapaz de suministrar el 100% de las necesidades energéticas el 100% del tiempo requerido (aunque pudiera serlo algún tiempo en algún espacio excepcionalmente adecuado).

Dicho esto, parece obvio que el “debate nuclear” debería centrarse en la mejora de las centrales nucleares, en objetivos como buscar alternativas a las que deberían desmantelarse por estar emplazadas en sitios con un alto riesgo de desastre natural (o político, en algunos casos como Pakistán… o Irán, que reúne ambos).

Una alternativa racional consistiría en emplazar centrales nucleares, con seguridad reforzada, en territorios sin riesgo sísmico o de inundación catastrófica. Si se superara al nacionalismo energético –como todos los nacionalismos, fuente constante de problemas para la seguridad y el interés general-, países como Japón podrían obtener su energía eléctrica de origen nuclear de centrales ubicadas en sitios de tectónica más segura que la suya. La invocación a la soberanía nacional en peligro en caso de que esos otros países apagaran el interruptor debería llevar a fórmulas de cooperación y seguridad mutua que minimicen esos riesgos, en todo caso mucho menores que los representados por los enormes terremotos y tsunamis que cada cierto tiempo devastan las regiones del Cinturón de Fuego del Pacífico.

El abandono del nacionalismo energético parece imprescindible para mantener un estilo de vida y un sistema productivo que consume muchísima energía, y que consumirá más y más a medida que enormes países como China, India y Brasil se incorporan a la economía desarrollada con todas sus consecuencias. Si se mantiene el principio de primar el autoabastecimiento para proteger la soberanía sobre la previsión de minimizar el impacto de desastres como el sufrido por Japón, se acaba pagando un precio mucho más alto debido a que la contaminación nuclear, como los terremotos, no saben nada de esas fronteras políticas a las que tanta importancia seguimos dando.

Y esta reflexión nos lleva de nuevo a España y a la insensata lucha entre CCAA por recursos naturales que muchas veces son más teóricos que prácticos. El Duero y el Guadalquivir son dos de los grandes ríos ibéricos, pero eso no es mucho decir: ¡son simples regatos comparados con los ríos realmente grandes! Sin embargo, es el nacionalismo más cegato e imprevisor el que ha tomado carta de naturaleza como la única política posible en España cuando se trata del agua o del territorio. En lugar de minimizar las fronteras administrativas, el establishment español se empeña en tratar de ahondarlas y subrayarlas un poco más cada año. Da igual que esa política esté condenada al fracaso por el hecho incontestable de que a la naturaleza le da lo mismo este tipo de absurdos particularismos, tan nocivos en cambio para los seres humanos que los imponen. Ni terremotos, ni sequías o inundaciones respetan frontera alguna ni éstas sirven para nada ante tragedias como la japonesa. Estos desastres cíclicos más bien ponen de relieve la futilidad, ridiculez e irracionalidad del empeño nacionalista por imponer fronteras y puertas al campo. ¿Aprenderán algo de esto en las capitales autonómicas españolas? Todo invita a pensar que esto es imposible para los partidos que aprobaron en sede parlamentaria cosas tan ridículas como Estatutos que declaraban cuencas fluviales enteras propiedad autonómica y competencia exclusiva. Me refiero, claro está, a los de siempre: PSOE, PP, IU y la macedonia nacionalista.

Share

23 comentarios a “¿Sirven las fronteras contra los terremotos e inundaciones?”

  1. rubenOv dice:

    Si de sentimientos se trata, NUCLEARES SÍ, POR FAVOR. Porque quiero un país próspero como Japón y no tercermundista como Haití. Porque quiero una energía que no esté a precio de oro, y así soñar al menos con una España medianamente industrializada que no se limite a ser el geriátrico bananero de Europa. Porque además la política nuclear puede servir para políticas de ordenación del territorio sosteniendo núcleos de población de tamaño medio y, oh, escándalo, la energía nuclear puede servir incluso para políticas de defensa. Sobre todo porque no quiero un país cursi, que se cree que la tierra solo pertenece al viento (léase molinos de viento).

    Y, enlazando, una cosa importante respecto a la pregunta titular de la entrada: ¿Sirven las fronteras contra los terremotos y las inundaciones? Yo creo que merece una respuesta contudente: SI
    Porque las fronteras se definen por la apropiación territorial de una nación. Allí donde el poder político gestiona el territorio es donde el práctica cabe tomar decisiones diferenciales y por tanto decisivas a la hora de prevenir o de gestionar un cataclismo. Son “las fronteras” las que marcan la gran diferencia entre Haití y Japón.

    Pd. Por favor, que alguien haga llegar esto a quien tenga poder de decisión en el partido: La tierra española no es del viento, y confiar al viento (léase la humanidad indeterminada) su gobierno es un suicidio. El grito revolucionario deber expresarse más alto y claro que nunca en estos tiempos confusos: ¡Viva la Nación!

  2. CM dice:

    alc, no es una contradicción, no tengo certezas absolutas (de esas tranquilizadoras que oigo a algunos, como el del comentario de arriba) pero de ahí a no saber cuando están intentando venderme la moto (unos y otros) fácilmente va un abismo.

    Por ejemplo, teniendo la suficiente información se puede tomar una decisión sobre el riesgo que estoy deseoso o dispuesto a tomar. Eso es lo que pasa cuando decides vivir al lado de una presa y no tiene nada que ver con el riesgo que asumes (desinformado e involuntario, en mi caso) si estas “cerca” de una nuclear.

    Las frases que parecían de coña? si, eran una coña. Para desdramatizar un poco.

    No rubenOv, no lo quieres. Al menos no lo quieres de la misma manera que el japones de hoy no lo quiere ni loco mientras se pregunta como ha podido quererlo alguna vez en su vida. Me entiendes ?. Estas hablando subjetivamente. Y sin ningún sentido.

    Si UPyD no recapacita va a ser un error táctico enorme.

    • alc dice:

      CM :
      alc, no es una contradicción, no tengo certezas absolutas (de esas tranquilizadoras que oigo a algunos, como el del comentario de arriba) pero de ahí a no saber cuando están intentando venderme la moto (unos y otros) fácilmente va un abismo.

      ¿Los nucleares venden motos y los antinucleares son objetivos?. Como el rollo de que las energías renovables son limpias y la nuclear es sucia. Como si las hidráulicas no destruyeran los ríos, los aerogeneradores no mataran buitres y águilas. Y como si el hormigón de las presas, el acero de los aerogeneradores o los metales pesados de los paneles solares no contaminaran…

      CM :
      Por ejemplo, teniendo la suficiente información se puede tomar una decisión sobre el riesgo que estoy deseoso o dispuesto a tomar. Eso es lo que pasa cuando decides vivir al lado de una presa y no tiene nada que ver con el riesgo que asumes (desinformado e involuntario, en mi caso) si estas “cerca” de una nuclear.

      ¿”El riesgo que estoy deseoso o dispuesto a tomar” cuando “decides vivir al lado de una presa“? ¿”suficiente información“?

      Cundo construyen una presa o una térmica tampoco le preguntan a la gente que ya vivía allí antes si quiere vivir junto a eso o aguas abajo de eso?. Más bien tienen la curiosa costumbre de recurrir a la expropiación forzosa (sobre todo en el caso de las presas).

      Y la información sobre los riesgos y la contaminación se la dan por escrito y con acuse de recibo ¿no?

      CM :
      No rubenOv, no lo quieres. Al menos no lo quieres de la misma manera que el japones de hoy no lo quiere ni loco mientras se pregunta como ha podido quererlo alguna vez en su vida. Me entiendes ?. Estas hablando subjetivamente. Y sin ningún sentido.

      ¿Me puedes decir por favor, cuántos japoneses han muerto o han sufrido algún daño por el accidente nuclear de Fukoshima?

      Pues aquí te pongo un enlace a más de 200 muertos (oficialmente reconocidos por la dictadura) por la rotura de una presa en China en 1993:
      http://www.elpais.com/articulo/internacional/CHINA/rotura/presa/provincia/china/Qinghai/provoca/200/victimas/elpepiint/19930830elpepiint_15/Tes

      Y aquí 80 muertos en 2009 por la rotura de otra presa en Indonesia:
      http://www.antena3.com/noticias/mundo/ascienden-muertos-rotura-presa-yakarta_2009032700017.html

      Aquí una noticia sobre 160 muertos en Filipinas también en 2009:
      http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/09/internacional/1255057025.html

      Aquí 340 muertos por la rotura de una presa en Paquistán en el año 2005:
      http://www.lukor.com/not-por/0502/13103731.htm

      Según tu teoría, tú miedo y el del japonés son objetivos aunque no haya muerto nadie. Y los muertos de los chinos, los filipinos, los indonesios o los paquistaníes son subjetivos ¿no?.

      Y ya para terminar: “Grandes presas inducen terremotos”:
      http://www.internationalrivers.org/node/3845

    • alc dice:

      Por último me parece una gran idea lo de que UPyD se oponga a la nuclear por motivos tácticos. Eso es lo que se llama responsabilidad y sentido de estado ¿no?.

  3. CM dice:

    ¿como haces para que te salga entrecomillado el párrafo al que quieres referirte cuando respondes? es una chulada !!!.

    “¿Los nucleares venden motos y los antinucleares son objetivos?. Como el rollo de que las energías renovables son limpias y la nuclear es sucia. Como si las hidráulicas no destruyeran los ríos, los aerogeneradores no mataran buitres y águilas. Y como si el hormigón de las presas, el acero de los aerogeneradores o los metales pesados de los paneles solares no contaminaran…”

    Odio tener que repetirme. Motos se venden desde todos los lados, yo digo que no es fácil venderme ninguna de ellas. Que todas las formas de producir energía tienen sus puntos desfavorables? y? Donde está tu argumento a favor de las nucleares?

    “Cundo construyen una presa o una térmica tampoco le preguntan a la gente que ya vivía allí antes si quiere vivir junto a eso o aguas abajo de eso?. Más bien tienen la curiosa costumbre de recurrir a la expropiación forzosa (sobre todo en el caso de las presas).

    Y la información sobre los riesgos y la contaminación se la dan por escrito y con acuse de recibo ¿no?”

    No tergiverses que esta muy claro. Hablo de lo que debería ser (deberíamos estar informados para poder tomar una decisión….) y tu me cuentas lo que es (pues aquí en España las presas….) como si una cosa tuviera que ver con la otra. Lo de la presa sería el ejemplo.

    No se los que han muerto ni los que morirán en el futuro. En este o en cualquier otro accidente nuclear. Da igual, no cuento muertos para dar validar a mis argumentos eso es de ventajistas. Mírate esto: http://es.wikipedia.org/wiki/Velo_de_la_ignorancia#La_naturaleza_del_concepto.233._Velo_de_la_ignorancia

    Lo cierto es que si mezclas al país mejor preparado del mundo para los terremotos, uno de los peores terremotos que se recuerda (http://neic.usgs.gov/neis/qed/) y añades minutos más tarde un tsunami en la clásica lucha del hombre contra la naturaleza, lo cierto es que la naturaleza ha ganado de nuevo.

    PD: No te molestes en negar que la tierra volverá a temblar (una y otra vez), en alguna parte del mundo y de manera mucho más terrible. Solo que ignoramos donde y cuando.

    .

  4. CM dice:

    Corrección y ampliación:

    “Volverá a pasar, en cualquier parte del mundo y será aún más terrible”

    Lee con más detenimiento el segundo párrafo del comentario número 8 (aunque una decisión táctica no tiene porque ser una mala decisión, no demagoguees)

  5. rubenOv dice:

    CM :

    No rubenOv, no lo quieres. Al menos no lo quieres de la misma manera que el japones de hoy no lo quiere ni loco mientras se pregunta como ha podido quererlo alguna vez en su vida. Me entiendes ?. Estas hablando subjetivamente. Y sin ningún sentido.
    Si UPyD no recapacita va a ser un error táctico enorme.

    Y a mi que me parece que lo subjetivo es la interpretación que haces de lo que quieren los japonenes. Fijate que dices los japones de hoy. Ese “hoy” es muy revelador, demasiado. Hombre, que no quieren el accidente nuclear, ni el terremoto, ni el maremoto… evidentemente. Incluso querrían que la central se hubiese construido en otro sitio. Incluso alguno querrá hoy que no se hubiese construido. Pero todo eso ¿son algo más que secreciones subjetivas provocadas por el momento? ¿Calcula el ciudadano medio lo que supondría renunciar a la energía nuclear? ¿Calcula el ciudadano medio los riesgos de otras fuentes de energía como magistralmente está explicando “alc”? Y en fin ¿los miedos a la nuclear no son, con los datos en la mesa, principialmente subjetivos? Claro que si estalla una central al lado de mi casa la maldeciré pero ¿estaría siendo objetivo entonces? Conozco a una persona muy próxima que maldice contra sí misma por haber dejado que un día fatídico su hijo cogiera el coche, pero no por maldecir contra sí misma es culpable ni debe quitarse la vida.

  6. alc dice:

    CM :
    Corrección y ampliación:
    “Volverá a pasar, en cualquier parte del mundo y será aún más terrible”

    Y será más terrible que qué. Que un tsunami que ha provocado decenas de miles de muertes.

    Concretemos. Imaginemos que pasa en el mediterráneo frente a las costas españolas y en verano. Empecemos por aclarar que en el mediterráneo español también hay tsunamis, como el que arrasó el puerto de Ciudadela en Menorca el 15 de junio de 2006 (y solo la suerte quiso que el ferry de Transmediterránea, que había zarpado hacía minutos, no se encontrara dentro del puerto).

    ¿Qué pasaría con las ciudades de Barcelona, Tarragona, Alicante…? ¿Qué pasaría con la industria petroquímica de Tarragona?. ¿Cuántos vereaneantes morirían?

    CM :
    Lee con más detenimiento el segundo párrafo del comentario número 8 (aunque una decisión táctica no tiene porque ser una mala decisión, no demagoguees)

    Partes de la premisa de que la energía nuclear desaparecerá. ¿Por qué energía va a ser sustituida?. Por renovables afortundamente (por su destrucción del territorio) es inviable (salvo la hidráulica, todas producen de manera inetermitente e incontrolable). ¿Por térmicas de gas y carbón?

    • alc dice:

      CM :
      ¿como haces para que te salga entrecomillado el párrafo al que quieres referirte cuando respondes? es una chulada !!!.

      Para poner los párrafos uno a uno separados hay que hacer click en la pestaña de CITAR y luego cortar y pegar el código de principio y de fin del recuadro.

top