search
top

El motín de los controladores aéreos, anuncio del caos que viene

A estas alturas no hace falta decir que los controladores aéreos estaban muy mal aconsejados cuando decidieron abandonar masivamente las torres de control, dejando sin sus vacaciones o sus viajes a centenares de miles de usuarios. En primer lugar, porque ha sido un abuso sin paliativos; en segundo, porque han perdido cualquier razón que tengan sobre sus reclamaciones laborales razonables, que las tienen (como la reducción del número de horas de trabajo); y en tercero, porque parece que se han dejado manipular por un Gobierno en horas bajísimas que necesitaba con urgencia dar un golpe en la mesa para mostrar un control de la situación y una autoridad perdidos hace tiempo. Pues la huelga encubierta y salvaje de los controladores ha puesto la pelota en el único sitio que se le da bien para rematar al gobierno zapateril, a saber, el de la autopropaganda. Y no sólo al gobierno, sino al conjunto del PSOE, de las instituciones que controla y de sus medios amigos. En fin, consecuencias infaustas del culto a la testosterona, mucho más apreciada en España que la neurona.

Ayer, día de la Constitución, el presidente del Congreso, José Bono, aprovechó ese pretexto regalado para afirmar, sin que se le cayera la cara de vergüenza, que la declaración gubernamental del “estado de alarma” para retomar el control del tráfico aéreo –probablemente inconstitucional y jurídicamente chapucero-, demostraba de modo práctico que la Constitución festejada no tolera el chantaje ni los privilegios. Bono venía así a cerrar el círculo de declaraciones en idéntico  sentido iniciadas por los ministros José Blanco y Alfredo Péreza Rubalcaba, según las cuales el colectivo de controladores es poco menos que un purulento quiste feudal incrustado en el por lo demás igualitarista y equitativo cuerpo democrático de la nación. Aplastado el motín de los controladores, las fuerzas constitucionales habrían alcanzado sus últimos objetivos de instauración de la igualdad ante la ley y la equidad en todas las cosas. O nos toman por idiotas o -y-  son un peligro.

Eso se ha dicho en un país donde el chantaje y la conquista de privilegios, que no la negociación legítima, son el juego político habitual. Era y es escandaloso que sean los controladores aéreos quienes carguen con el sambenito de chantajistas privilegiados mientras quedan eximidos los piratas y terroristas a los que se pagan obscenos rescates, los nacionalistas que llevan haciendo eso mismo desde inicios de la transición, las cajas de ahorro quebradas que reciben dinero público para no cerrar en contra de cualquier principio de racionalidad económica y de gestión transparente, los grupos de comunicación amigos que reciben dinero público para compensar la pérdida de lectores consecuencia de su mal hacer y su sectarismo, o los arrendatarios de autopistas fracasadas –como las famosas radiales de Madrid- que ahora deben ser rescatados con más dinero público. Y la lista, de ser exhaustiva, daría para docenas de párrafos como este. Pero no, aquí los únicos privilegiados y chantajistas son los 2.300 controladores que han hecho tan inestimable regalo al gobierno… Les amenazan con la cárcel, pero merecerían una medalla al mérito progubernamental.

Sin embargo, el motín de las torres de control ha puesto de manifiesto algunos de los males atávicos de la democracia española. Por ejemplo, lagunas legales como la inexistencia de una Ley de Huelga que permita tratar estos problemas sin recurrir a medidas tan extremas y teatrales como la militarización, “estado de Alarma” mediante. O la insuficiencia de los sindicatos, marginales en un colectivo tan importante como éste. Y la escasísima trama cívica de una sociedad económicamente desarrollada pero políticamente subdesarrollada, pues de otro modo no se entiende que los controladores –al fin y al cabo una élite profesional- actuaran como adolescentes cabreados y no se encomendaran ni a dios ni al diablo antes de meterse en este nefasto sembrado. Sin olvidar las penurias de unos media de comunicación concertados -¿alguien se cree que exista en España “prensa privada”?- más preocupados en poner a parir a los controladores o al gobierno –o a ambos-, que a informar realmente de lo que sucedía, su origen y las posibles soluciones. Es un hecho que la mejor información, por cantidad, calidad y actualidad, la daban redes sociales como Twitter, y no los medios profesionales.

Ahora bien, si algo ha habido alarmante en todo esto ha sido, como ya estamos acostumbrados, la reacción del Gobierno y las fuerzas políticas tradicionales. Fue un gobierno del PP quien firmó el convenio colectivo de los contraladores, ahora tan denostado y sin duda con razón. Pero hay demasiados indicios de que al Gobierno le ha venido muy bien el aplastamiento manu militari de este motín como para rechazar sin más la tesis de que algo de provocación calculada ha habido en la, en caso contrario, torpeza inenarrable de sacar un nuevo decreto ley contra los controladores justo al comienzo del puente más ansiado del año, y eso tras privatizar por decreto ley las dos joyas de la corona de la deficitaria Aena (y con ellos, a sus controladores).

A falta de verdadera voluntad política de reformar lo urgente en la trama institucional española y en la política económica, comenzando por el portentoso derroche de las administraciones autonómicas y municipales, vapulear a un colectivo con tan mala fama y socialmente aislado es toda una bicoca. Así se las ponían a Fernando VII. Pero si esta es la cara de la situación para el gobierno, la cruz es que el motín ha puesto todavía más de relieve la gesticulación, imprevisión e improvisación chapucera a que se reduce la gestión política de Zapatero y sus ministros. La combinación diabólica de impotencia y prepotencia (la misma que ha revelado Wikileaks en los serviles tratos entre el gobierno y Estados Unidos) amenaza con arrastrar al país al caos. Porque la tentación de actuar con la misma arrogancia en los muchos conflictos que asoman por el horizonte, arrebatando al PP la vitola de la firmeza, va a ser muy fuerte en los próximos meses.

España es ahora mismo un Estado que se descompone, donde el gobierno trata de matar algunas moscas famosas a cañonazos mientras elude hacer algo frente a los verdaderos problemas. Y para el 28 de enero se anuncia una reforma de las pensiones que termina de liquidar el Pacto de Toledo y que probablemente significará no sólo la prolongación de la edad de jubilación y del cálculo de la contribución necesaria, sino el recorte neto de las pensiones que ya se pagan, de por sí bastante bajas en la mayoría de los casos. Veremos qué resulta de todo esto, pero el desprestigio galopante de la política y de las instituciones será imposible de evitar: las cosas pintan mal para la democracia.

Share

10 comentarios a “El motín de los controladores aéreos, anuncio del caos que viene”

  1. IGNACIO dice:

    Hola Carlos. Me alegro de ver tu comentario después de un fin de semana de saturación propagandística. Vamos por partes.
    La primera responsabilidad del desaguisado del puente la tienen todos los gobiernos que en 33 años de Constitución han sido incapaces, por falta de valor, de proponer la regulación de una ley de huelga que es lo previsto por la Constitución. Un derecho fundamental como la huelga debe estar convenientemente regulado para proteger a trabajadores y usuarios.
    Con una regulación conveniente de la huelga no haría falta ningún estado de alarma.
    Estoy en desacuerdo con lo que hacen los controladores, y desde luego que son un colectivo privilegiado. Pero si la vamos a tomar con los colectivos privilegiados que dañan a los ciudadanos, que pongan en la lista también a los políticos corruptos, los empleados públicos designados a dedo, y las personas que no pagan sus impuestos por decir algo.

  2. Luis1988 dice:

    Hola Carlos, me alegro de poder leer publicaciones serias y fundamentadas, y no todo lo que se esta emitiendo tanto en televisión como en prensa escrita. Ahora bien, como el Derecho no es matemáticas, y 2 mas 2 no siempre son 4 sino que es lo que un tercero (Juez) diga, como ya sabemos de sobra los argumentos gubernamentales ahí va un razonamiento jurídico que puede ir en la linea de la defensa letrada de la actuación de los controladores.
    No existe una ley que regule el derecho a la huelga, pero existe y esta plenamente vigente, aunque parcialmente declarado inconstitucional el Real Decreto Ley de 17/1977 que regula el ejercicio del derecho de huelga. En su Art. 4 señala que la declaración de la huelga cuando afecte a servicios públicos debe ser avisada en 10 días naturales y darle la publicidad necesaria. Asimismo el Art. 11 señala que la huelga será declarada ilegal por un Juez cuando no se cumpla este requisito entre otros.
    Ahora bien, los Jueces y Magistrados del orden social deberan de interpretar en caso de dudas y discrepancias según el principio “pro operario” o a favor del trabajador, y ello a servido para justificar que no fueran declaradas ilegales las huelgas generales o politicas proscritas con la misma ilegalidad que las anteriores.
    Además la jurisprudencia no es unánime pero cuando hay un cambio en las circunstancias esenciales del contrato de trabajo como puede ser el horario y hasta que se tramiten las subsiguientes demandas laborales o contenciosas en su caso, el trabajador se puede encontrar en una situacion desmamparada teniendo que cumplir las obligaciones de un convenio o un decreto que pueden vulnerar sus derechos fundamentales hasta que se tramiten sus suplicos judiciales. Esta situación ha generado que en situaciones trabajadores no hayan ido a trabajar y posteriormente hayan sido despedidos por motivo disciplinario y que algunos tribunales hayan considerado estos despidos nulos por lo que algunos tribunales han denominado el Estado de Necesidad del Trabajador y que ha llegado a justificar estas ausencias consecuencia de la ansiedad y la situación de desamparo a la que dicha modificación legislativa colocaba al trabajador todo ello inspirado en el principio pro operario mencionado anteriormente.
    Con no intento justificar ninguna actuación y comprendo el calvario que ha sufrido mucha gente que con su esfuerzo y trabajo habian ahorrado para unas vacaciones o para ver a sus familiares, lo que quiero poner de manifiesto es que como bien has señalado lo ocurrido estos días es completamente una muestra de aleteo de pez fuera del agua que es este gobierno y de la manipulación voraz de la opinion publica por parte de unos medios “privados”.
    Por suerte o desgracia el mundo actual y el derecho que lleva aparejado es complejo. Por ello en determinadas ocasiones recomendaria a la gente que nadie de una verdad como absoluta y mucho menos cuando vienen de cualquier gobierno o de sus medios. Que sean criticos, que busquen sus opiniones y que se pregunten el por qué de las cosas. Probablemente nunca alcanzaremos una verdad absoluta pero sí una más formada y defendible que todas estas que se escuchan por desgracia hoy en día.

  3. alcotarelo dice:

    Coincido plenamente con el análisis de Carlos.

    Los controladores tenían muchas razones y reivindicaciones legítimas. Frente a esto, el único argumento del gobierno es que cobrán mucho y que son unos privilegiados.

    Lo primero es una obviedad. Pero si vamos a aplicar este criterio, podríamos empezar por revisar los salarios de la clase política y los costes que esto supone para la sociedad. Podríamos seguir por auditar los directivos de las empresas públicas (como la deficitaria AENA), las privatizadas en tiempos recientes… O para no ser discrimnatorios, analizar todo el sector privado en su conjunto. Descubriríamos que la pirámide salarial de este país (y probablemente de muchos otros países desarrollados) es desproporcionada, injusta y antisocial.

    La segunda afimación recurrente del gobierno (que los controladores son unos privilegiados), no se sustenta más que en la afirmación anterior (su elevado sueldo), y si acaso en su supuestamente reducida carga de trabajo. Este último razonamiento es ruin, por cuanto ovía deliveradamente ciertas condiciones de su trabajo como son los turnos nocturnos, el estrés de su trabajo, y sobre todo la necesidad de estar en plenas facultades físicas, mentales y de descanso para la seguridad del tráfico aéreo.

    Analogamente a lo anteriormente expuesto, podríamos analizar también los privilegios de cada estamento de la sociedad española. Y todos podemos imaginar los resultados sobre políticos y directivos.

    El gobierno, en base a las dos justificaciones anteriores, ha aplicado a estos trabajadores el Código Penal Militar para obligarles a trabajar. Bajo un estado de alarma improcedente, o cuanto menos no debidamente justificado ni aplicado (el parlamento no se ha reunido todavía, ni mucho menos inmediatamente como estabece la Constitución). Parece claro, además, que el gobierno se ha beneficiado del vacío legal en torno al estado de alarma, ya que no existe de la ley orgánica que prescribe la Constitución para regularla.

    Casi todos los comentarists politicos están satisfechos con cómo el gobierno ha resuelto el problema. Sin embargo, la actuación del gobierno abusando de una medida tan parecida a un toque de queda, miltarizzando a un colectivo, recuerda demasiado a las dictaduras baneras.

    ¿Es admisible esta solución del conflicto?. ¿El fin justifica los medios?. Yo creo que no.

    Este es el talante y el progresismo de ZP.

  4. jjms dice:

    No seré yo quien justifique la estrategia chantajista de los controladores a lo largo de todos estos años en que han estado jugando con la estabilidad y seguridad del tráfico aéreo mientras que en realidad lo que perseguían eran enormes beneficios económicos y condiciones de trabajo privilegiadas.

    Lo que le ha pasado a este colectivo, no es más que la cosecha de lo que ellos mismos vienen sembrando desde hace demasiado tiempo y en esta ocasión han tomado un poco de su propia medicina, prescrita con tan pocos escrúpulos y falta de ética como la que ellos han venido administrando hasta ahora. De acuerdo, pero…

    ¿Desde cuándo los dias de baja (maternal, por ejemplo), los permisos retribuidos contemplados en el convenio y legislación vigente (vacaciones, por ejemplo), las horas de representación sindical, las horas de visita médica, las horas de reducción de jornada, etc. pueden declararse no computables a efectos de jornada anual en un decreto ley que va contra la misma ley que regula las relaciones laborales, el Estatuto de los trabajadores?

    ¿Desde cuándo la forma de solucionar un problema es dejarlo pudrirse hasta que huela, como ha hecho Pepiño, sin tomar medidas en ningún sentido hasta que por la vía de los hechos consumados se habían agotado las horas anuales de la casi totalidad de controladores en activo y había que encontrar una solución “como sea” para que los aeropuertos siguieran funcionando hasta terminar el año?

    ¿Qué hizo este gobierno, cuando estábamos en la Champions League de la economía y durante cinco largos años, la infausta Madalena Álvarez estuvo al frente del ministerio de Fomento, para evitar que se produjera este problema?

    ¿Son los controladores aéreos unos privilegiados por haber podido acceder a unas plazas muy restringidas, remuneradas muy por encima de sus colegas europeos?
    Más restringidas y mejor remuneradas son las plazas que ocupan Leire Pajín o Mª Dolores Cospedal (por poner solo dos ejemplos equidistantes), y a mi juicio con menor mérito y sin concurso oposición.

    ¿Cómo puede un Gobierno y su Presidente ZP (“ROJO” declarado y progre de pandereta) acabar con unos derechos adquiridos por un colectivo de trabajadores (la manera en que esto se haya conseguido es otro debate), reduciendo unilateralmente sus ventajas económico-sociales mediante su militarización con la declaración del Estado de Alarma?

    ¿Cómo opera la contradictoria mente de un Presidente de un Gobierno “PACIFISTA” y/o “ANTIMILITARISTA” que riza el rizo, no solo creando un Cuerpo de bomberos y protección civil militar como fue el alumbramiento del engendro de la UME, sino llegando ahora al extremo de declarar un dudoso estado de Alarma para “meter en cintura” a un grupo de funcionarios?

    Creo que Kafka no dejaría de alucinar con esta gente.

  5. alc dice:

    Sin duda, la noticia del día, hoy en la edición digital de El País:

    El País :
    La mayoría de los españoles pide reformar una Constitución que no conocen

    El barómetro del CIS asegura que un 47,1% no está satisfecho con el funcionamiento de la democracia y un 66,7% con el del Parlamento.- Ejército y Monarquía, únicas instituciones que aprueban.

    Los españoles están muy orgullosos del proceso de transición política que llevó al país de la dictadura a la democracia. Sin embargo, las instituciones que emanaron de aquél proceso son desconocidas y poco apreciadas. […].

    Vamos que según Prisa ahora resulta que los españoles no saben lo que es un ayuntamiento, una concejalía ni un alacalde. Tampoco saben qué es una comunidad autónoma, una consejería ni un parlamento autonómico. Y tampoco saben qué es el gobierno central, lo que es un ministerio, ni lo que es el Congreso de los Diputados ni el Senado.

    Pobres ignorantes que no saben lo que tienen, y por tanto lo que quieren…

    Parece que lo que UPyD empezó a denunciar hace tiempo, empieza a ser algo obvio y de lo empieza a darse cuenta la gente. Y aunque algunos medios aborden el asunto de manera cutre y torticera, ya no pueden ocultarlo.

  6. Sake dice:

    -Hay que ver que “huevos” tiene el gobierno para solucionar con energia militar los problemas.
    -¿Tu crees que quiere solucionar los problemas o simplemente lavarse la cara un poco?.
    -Han sido muy energicos y muy machotes.
    -Son muchos los problemas, muchos los frentes que no puede solucionarse sólo con “huevos”.
    -Creo que todo queda en lavado de imagen.
    -Yo pienso que son incapaces para abordar todos los problemas que nos afectan y no creas que no lo siento, porque siento verlo todo tan negro.
    -Es dificil la situación de España.
    -Demasiado dificil y de futuro incierto.
    -Por desgracia.

  7. jjms dice:

    Aaaayssssssss!!!!!!

    ¡Pobre ZetaP!

    Que nos iba a salvar de los atentados de la eta, negociando con los hombres de PAZ y algún fascista le metió un bombazo en la T4 y luego consiguió añadir más víctimas a la lista.

    Que nos iba a salvar de los violentos machistas evitando (por Ley) que murieran más mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas.

    Que nos iba a salvar del imperialismo Yanquee del belicoso Bush con la Alianza de las Civilizaciones y el hemanamiento diplomático con los liberadores Chavistas y Evomoralistas.

    Que nos iba a salvar de la ignominiosa historia de la oprobiosa dictadura removiendo tumbas y demoliendo criptas infaustas.

    Que nos iba a salvar de las especuladoras fauces del rodillo inmobiliario que arrasaba el medio rural, el medio marino y el medio ambiente.

    Que nos iba a salvar de la avariciosa banca y la avasalladora industria multinacional.

    Que nos iba a salvar de los belicosos militaristas y la infame industria armamentística.

    Que nos iba a salvar del expolio de modelos de desarrollo insostenibles, de modelos energéticos insostenibles, de modelos industriales insostenibles y de modelos económicos insostenibles.

    Que nos iba a salvar de la fiera derecha extrema, del talante antisocial, del talante antidemocrático, del talante antiprogresista y del talante antitalante.

    Que nos iba a salvar de la impositiva y retrógrada Iglesia Católica, del explotador empresariado y de la voraz economía de libre mercado.

    Que nos iba a salvar…

    Partiendo de la nada y con su solo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de miseria.

    ¿Se le habrá ocurrido a ZetaP que quizá pueda acabar con la crisis… MILITARIZÁNDOLA?

    Es una idea.

  8. alc dice:

    A estas alturas parece claro:

    1.- Parece ser que la declaración del estado de alarma estaba ya preparada al menos desde por la mañana. De modo que el gobierno sabía, esperaba o pretendía las consecuencias que tendría, o podría tener, su primer decreto.

    2.- Los controladores (o al menos algunos, aunque no sabemos cuantos) hicieron lo que el gobierno esperaba y pretendía de ellos. Su acción fue tan inaceptable como ingenua.

    3.- La decisión de cerrar el espacio aéreo la tomó AENA (es decir, el gobierno). No sabemos si esta decisión estaba o no debidamente motivada por la falta de controladores.

    4.- Los dos Reales Decetos del gobierno (el que supuestamente provocó la huelga salvaje de controladores, y sobre todo el de la declaración del estado de alarma) eran inconstucionales, ilegales y/o un fraude de ley. Es decir, la declaración del estado de alarma y la militarizacón de los controladores no se ajusta a derecho, ni en las formas (no se reunió el parlamento inmediatamente como establece la CE) ni en el fondo (no se cumplen los supuestos legales para dclararlo).

    5.- Por muy terrible que sea lo que hayan hecho los controladores, siguen siendo personas y ciudadanos con derechos. Es inaceptable que se les militarice y se les someta a jurisdicción mlitar.

    6.- Existe una campaña de manipulación y difamacón, especialmente intensa por parte de los medios controlados y afines al gobierno para enervar a la población en contra de los controladores, presentarles como los únicos responables de lo sucedido y justificar la socavación de sus derechos fundamentales.

    7.- En contra de lo que sostenienen los periodistas, lo que hayan hecho los controladores no deslegitima las razones que pudieran tener. Tanto desde el punto de vista moral, como especialmente desde el jurídico.

    8.- La justicia resolverá (tarde como siempre) las causas abiertas contra los controladores, pero también contra AENA y sobre todo los recursos de los controladores contra los decretos del gobierno.

    Veremos, nuevamente, si el TS y especialmente el TC actúan de manera independiente del gobierno.

    El resultado más esperable es que sea el Estado (es decir, todos los contribuyentes) los que indemnicemos tanto a los usuarios afectados por culpa de AENA, como a los controladores cuyos derechos fundamentales han sido violados por un estado de alarma y una militarización ilegales.

    9.- El principal problema real subyacente, es el agotamiento de las horas máximas de trabajo anuales de los conroladores debido a la mala gestión y planificación de AENA. Esto no lo resuelve el estado de alarma ni la militarización. Como es de esperar que el gobierno no pueda prolongar el estado de alarma indefinidamente, en ese momento volveremos a estar en la misma situación de falta de controladores que antes del estado de alarma.

    Es decir, el estado de alarma y la militarización, no solo son ilegales y abusivos, sino que son inútiles. Excepto para los fines propagándisticos y los posibles objetivos espurios del gobierno.

  9. jjms dice:

    Perfectamente puede responder todo el asunto a una campaña orquestada como cortina de humo que desvíe la atención del caos des-gubernamental y proporcione un nuevo balón de oxígeno propagandístico al agonizante.

    Pero también puede responder a un pulso personal del Ministro de Fomento, irreflexivo y testosterónico, que ha dejado pudrirse calculadamente, el conflicto laboral y la negociación inaceptada, hasta provocar conscientemente el caos aéreo del pasado puente, para forzar la extrema medida.

    A mi juicio, el problema del agotamiento de las horas de la jornada anual de los controladores no es el problema real subyacente, si no todo lo contrario: uno de los catalizadores de la fermentación y putrefacción hasta derivar en las calculadas consecuencias que daban cohartada a las medidas extremas de declaración de estado de alarma y consecuente militarización del colectivo.

    Yo creo que el problema subyacente está en el mismo origen de AENA, cuando en tiempos de Felipe González -parece ser- el colectivo de controladores debía de perder su condición de funcionarios públicos para pasar a depender de la nueva agencia estatal de navegación aérea como personal laboral (hoy en vías de privatización), para lo que se les ofreció el amplio catálogo de ventajas (hoy se llaman privilegios) que permitieran la aceptación voluntaria del cambio de régimen legal-social-laboral y enjugaran la pérdida de otros derechos adquiridos por su condición inicial de funcionarios.

    ¿No son unos privilegiados los diputados y senadores, los ministros, los consejeros y parlamentarios autonómicos? ¿No son unos privilegiados los cientos de miles (se habla de más de medio millón) de liberados sindicales? ¿No son unos privilegiados los miles y miles de designados digitalmente como cargos de confianza y/o libre designación de la casta política?

    ¿A partir de qué nivel de privilegio se puede anular unilateralmente el caracter vinculante de acuerdos y disposiciones que instauran y legitiman derechos adquiridos?

    ¿A partir de qué nivel retributivo y/o de ventajas sociales se legitima y legaliza la pérdida de derechos laborales y más aún, de derechos fundamentales otorgados a todos los españoles por la propia CE de 1978?

    Resulta VOMITIVO y es un insulto a la inteligencia la manipulación propagandística que se está haciendo con este asunto por parte del gobierno y del psoe. El nivel de demagogia es impúdico, insultante y obsceno.

    El gobierno se limita a hacer cumplir escrupulosamente la ley, SÍ. Pero se limita escrupulosamente a hacer cumplir la ley que le beneficia, con la interpretación que le beneficia y en los casos en que le beneficia. En definitiva la ley de siempre: la del embudo.

  10. jjms dice:

    A medida que voy escuchando argumentos y razonamientos de distintos controladores en distintos medios, no sé por qué, voy advirtiendo tras los ladinos rasgos de la cara del ministro de fomento un rictus de vengativa satisfacción que le resulta dificil de ocultar.

    Será el llamado lenguaje no verbal que nunca he logrado saber lo que significa ni cómo se interpreta, será que ya tuve la misma sensación al escuchar al presidente de AENA, será que ya van unas cuantas y como en el cuento de Pedrito y el lobo, ya no me creo nada.

top