search
top

Un país paralizado por autoengaños y mentiras

Muchas veces, nada como un ejemplo para captar la lógica de una situación compleja. Les cuento este: un amigo se encontró hace poco con otro que venía un pueblo de Madrid; es empresario, y le habían convocado a una reunión con el ayuntamiento, que intenta promover un proyecto para resucitar la alicaída economía del municipio y resucitar los buenos viejos tiempos de las vacas gordas. ¿De qué se trata?: pues nada menos que de la construcción, en terrenos municipales, de un campo de golf con urbanización de lujo y los habituales aditamentos de centros comerciales, hostelería, etc. El empresario no podía dar crédito: en un país donde se estima –nadie lo sabe a ciencia cierta, otro ejemplo característico- que hay más de un millón de viviendas por vender, muchas de las cuales son chalets, adosados o apartamentos de esa clase de promociones de lujo; en un país donde es dificilísimo y casi imposible conseguir crédito para financiar cualquier cosa pero más una urbanización de esa clase, un ayuntamiento de Madrid propone volver a la carga añadiendo al parque de proyectos urbanísticos abandonados otro fracaso adicional. Y ello en terrenos públicos, y con financiación pública… de un ayuntamiento endeudado hasta las cejas que, seguramente, piensa en pedir que se implique a alguna de las Cajas de Ahorros, controladas por PP o PSOE o CIU o PNV, cuya insolvencia tanto daño está haciendo a la economía española (y muchos piensan que incluso al euro). Como si no hubiera pasado nada y bastara la mera fuerza de la voluntad para volver a inflar la gran juerga de la burbuja inmobiliaria.

En fin, que vuelve la burra al trigo donde solía pastar tan ricamente. La pregunta que se impone es esta: ¿ha aprendido algo el establishment de esta crisis que soportamos? Parece que nada en absoluto: las reformas económicas son totalmente insuficientes, contradictorias y tardías; la reforma laboral es un fracaso; CCAA y ayuntamientos siguen a lo suyo, como si no pasara nada. Así, en Andalucía ha tenido que producirse una auténtica –y admirable- rebelión cívica de los funcionarios de carrera para que la Junta de Griñán recule en su pretensión de convertir en funcionarios por decreto a miles de trabajadores contratados a dedo (y que sin duda componen una suculenta bolsa de votos socialistas).

En fin, cuando vuelvo a casa y repaso la prensa vasca, encuentro estupefaciente la naturalidad con que siguen hablando de macroproyectos decorativos y suntuarios sin ninguna utilidad productiva o educativa y que será completamente imposible financiar y sostener en unos meses, como si el cuerno de la abundancia no fuera nunca a dejar de manar billetes de 500 euros. Eso sí, el PNV ha cobrado al patético gobierno de Zapatero dos inversiones estratégicas de enorme peso: un museo del carro y otro del txakolí. ¿Se extraña alguien de que nadie pueda tomarse en serio no ya a este gobierno impotente y prepotente, sino al propio país en su conjunto?

En el plano político la cosa es igual. La Fundación Everis presenta al Rey -¿y por qué al Rey, que no tiene prerrogativa constitucional alguna para eso?- un estudio, presentado a bombo y platillo, donde se proponen reformas urgentes –Ley Electoral, por ejemplo- (vean el comentario de Manuel Hernández) que UPyD lleva defendiendo en solitario desde su nacimiento. Pero las damas y caballeros de tan importante fundación todavía parecen no haberse enterado ni de que PSOE y PP y sus aliados nacionalistas se oponen frontalmente a cualquier reforma política, votando en contra a toda propuesta legislativa en ese sentido, ni de que, en cualquier caso, son los partidos políticos y las instituciones parlamentarias, y no la Corona –que cada vez cuestiona más gente-, los responsables de debatir y legislar sobre esas cuestiones que acaban de descubrir… Y esas son o pretenden ser las élites empresariales, académicas e intelectuales de este país… Lógico que nadie nos tome en serio, que todo el mundo apueste contra el futuro de España, y que las multinacionales españolas estén inquietas por el daño que está haciendo a su imagen su nacionalidad de origen.

O viajemos un rato a Cataluña, donde siempre ha dominado la narcisista percepción de que ellos son los más modernos, abiertos y avanzados de los españoles. Ya: la campaña electoral catalana se ha convertido en el hazmerreir de Europa con sus vídeos pornos o hispanófobos, sus juegos de rol racistas y el absoluto rechazo de la política que ha conseguido en la sociedad catalana, prometiendo cotas históricas de abstención (tengo comprometidas un par de apuestas a que superará el 50% del censo). Sí, pero quedan los famosos “intelectuales críticos”, dirá alguno para consolarse. Pues si se refiere a esos escritores y tertulianos empeñados todavía en salvar su juguete político, del que nunca se ocuparon en serio, sólo por salvar su vanidad  de padres de la criatura, y sin querer entender que su apoyo a un pequeño partido regional sin horizonte ni proyecto político conocido, colabora tanto al ninguneo de UPyD (la única fuerza política nacional con un proyecto de reforma política constitucional que se presenta a las elecciones catalanas) como a reforzar al detestado establishment catalán, estamos aviados. Lo que se está larvando en Cataluña, y tiempo habrá para analizarlo tras los resultados electorales, es la explosiva amalgama del cóctel más peligroso de la historia europea, a saber: nacionalismo exaltado + crisis política y descrédito de la democracia + crisis económica de larga duración con gran desempleo + aumento de la xenofobia.

Somos, sencillamente, un país paralizado por un vicio: el cultivo del autoengaño y de la mentira.

Share

1 comentario a “Un país paralizado por autoengaños y mentiras”

  1. Sake dice:

    -Somos pecadores y seremos castigados, porque ni nos enteramos ni queremos hacerlo y vivimos dormidos y cultivando las peores ideas y sentimientos.
    -Y lo curioso es que sucede en toda España, y nadie quiere verlo.
    -Es tan evidente que parece mentira ¿como es posible que tantas personas vivan engañadas?.
    -Porque sus dirigentes ¡ni ven ni quieren ver!, porque no les interesa perder privilegios.
    -Y sacrifican por ésos privilegios a todo un pais entero.
    -Ya ves.
    -Asombroso.

top