search
top

Profilaxis de la corrupción política: ética y votos.

Lamentar la corrupción pero limitarse a combatirla apelando a la moralidad de las personas es similar a luchar contra la sequía sacando los santos de procesión. Esta costumbre presenta un riesgo adicional: así como en algunos pueblos tiraban al río el santo e incluso el Cristo si pese a las rogativas no llegaba la lluvia implorada, la persistencia y multiplicación de los casos de corrupción también puede llevar a tirar la ética a la basura. Pues en efecto, si los llamamientos a la moralización de la vida pública no dan resultado, ¿para qué sirve esa ética invocada a modo de jaculatoria milagrera? Para nada, debe de pensar la multitud convencida de que todos los políticos son unos corruptos, que la cosa no tiene remedio y que, por eso mismo, cuando vote apoyará al partido que menos le repela aunque sea tan corrupto como el otro: PSOE y PP, tanto monta monta tanto, como CIU y PNV y resto de la vieja  sopa de letras.

La corrupción política no se resuelve con llamamientos a la ética, y empeñarse en hacerlo acaba perjudicando a la ética pública. Habrá que pensar en algo mejor, ¿pero en qué? Lo primero es ser conscientes de que siempre habrá políticos corruptos, del mismo modo en que hay empresarios y empleados que también lo son, y funcionarios, profesionales, periodistas, jueces, etc: gente que se enriquece ilícitamente, que defrauda o que no hace lo que dice hacer. La corrupción política es más grave, ciertamente, porque afecta a todos y traiciona la confianza depositada en los gestores y representantes públicos; llevada al extremo, destruye la democracia. No se trata pues de banalizar su importancia, pero sí de reconocer que los comportamientos corruptos están a la orden del día en todos los ámbitos de la existencia humana, y no es exclusiva de los políticos. Como no es posible erradicarlos, hay que prevenirlos y castigarlos si se producen (qué horror: castigar, que políticamente incorrecto).

Prevenir y perseguir la corrupción política si se produce: ahí está la clave. Y se trata de prevención en varios órdenes, para hacer la corrupción no imposible, sino más difícil y penalizada. En España, en concreto, hay que revisar a fondo las competencias urbanísticas de los ayuntamientos para dificultar la forma más usual, la ligada a recalificaciones de suelo y construcción. Además, hay que modificar el Código Penal para que sea posible, por ejemplo, que el juez suspenda automáticamente al político sospechoso de corrupción para que su permanencia en el cargo no agrave el caso ni legitime el delito. Por cierto, esta es una de las enmiendas al Código Penal que Rosa Díez ha presentado en la comisión del Congreso donde se estudia su reforma, y una enmienda que el PSOE ha rechazado… Pero además es indispensable profundizar en la mejora de la transparencia de la gestión. Por eso hay que cambiar la ley de financiación de los partidos políticos, que estimula claramente la corrupción como financiación ilegal (a menudo mezclada con el enriquecimiento personal); hay que despolitizar las cajas de ahorros, para impedir la sistemática condonación de créditos, el blanqueo de financiación ilícita y otros trucos habituales; hay que eliminar las empresas públicas y entidades superfluas o ineficaces, pues en muchos casos no sólo son un derroche, sino que están ligadas a prácticas corruptas tales como colocar a los amigos y clientes como “expertos” y “asesores”, u ocultar endeudamiento público a base de trasladarles deuda del ayuntamiento, diputación o comunidad. Hay, en fin, numerosas medidas que podemos adoptar para dificultar la corrupción y castigarla ejemplarmente. Entonces, ¿por qué no se adoptan?

La razón de esta pasividad es muy clara, y además es doble: los principales focos de corrupción de la vida pública, los partidos tradicionales, no están dispuestos a asumir ningún riesgo que amenace su control de las instituciones, pero además tampoco harán nada mientras millones de ciudadanos les voten a pesar de su clara complicidad en el mantenimiento de un sistema que no sólo tolera la corrupción, sino que la fomenta. En resumidas cuentas: PSOE, PP y sus socios nacionalistas no actuarán contra la corrupción, ni dentro de sus partidos ni en las instituciones, por las mismas razones por las que evitan mejorar la ley electoral, combatir el déficit público, despolitizar las cajas de ahorro, reformar el mercado de trabajo o asegurar una enseñanza pública de calidad. Y mientras reciban elección tras elección 24 millones de votos, no verán la necesidad de cambiar de actitud.

Conclusión: está muy bien invocar la ética e indignarse con los corruptos, pero no sirve de nada mientras combatamos la corrupción dónde y cómo hay que hacerlo: en las instituciones y en las elecciones. Con reformas legales y con votos.

Share

11 comentarios a “Profilaxis de la corrupción política: ética y votos.”

  1. CFOcon dice:

    Exacto, el principio del problema está en los políticos y el final del problema está en los votantes. Por eso es difícil la solución con una mayoría de hooligans en la población.

  2. Pindado dice:

    Como siempre. Un 10.

  3. Aurora dice:

    De acuerdo, pero, sin embargo, creo que más allá -o quizá más bien por debajo- de la corrupción política hay un contexto social, cultural, español muy permisivo, alentador casi y hasta graciosillo con el que se lleva la pasta. O sea, sin quitar nada a lo que dices, creo que aquí cada uno a su nivel se lleva lo que puede a casa salvo excepciones. Ya sé que no es comparable y que posiblemente cuanto más alto sea peor o es que se tienen más posibilidades pero este es el país del compadreo, del amiguismo, la idea de negocietes más que de empresas… Se contrata a menudo (y no solo en el sector público) no a la mejor oferta que te hacen… sino al tipo que mejor te cae, es amigo… o compartes comisión.
    No quito nada de lo que has dicho, ni disculpo a los partidos, solo digo que hay un contexto previo que facilita esto además, me parece. Y en individuos igual: cargo a la empresa lo que puedo, si le puedo meter una factura de 80 lo hago, me llevo material de la empresa a casa, etc. etc. Somos culturalmente poco honrados y nos parece que el que lo es es lelo o no tiene oportunidades, a su nivel hay corrupciones chiquitas pero constantes…

    • alcotarelo dice:

      Que la corrupción es un fenómeno cultural que afecta a toda la sociedad, y no solo la políticos, es un hecho. Y no solo en España, sino en todo el mundo. Pero eso no significa que no sea posible corregir la situación. La acción ejemplarizante de la justicia puede cambiar esa realidad cultural.

      Para ello es necesario el endurecimiento de la ley, y también otras reformas legales y políticas, como las que comenta Carlos y que son tan obvias, que parecen afirmaciones de perogrullo.

      Y sin embargo PP y PSOE no solo no hacen nada, sino que rechazan reiterada y sistemáticamente todas las iniciativas y propuestas de UPyD. Y lo peor y más grave de todo es que ningún medio de comunicación nos informa de ello, porque todos tienen grandes intereses y alianzas con unos u otros.

  4. alcotarelo dice:

    En este blog se han realizado sistemáticamente grandes alabanzas del modelo federal alemán y grandes críticas al modelo centralizado francés. Tanto por parte del autor, como de muchos de los blogeros.

    Así aquí se han escrito aquí cosas sorprendentes como que el modelo francés no garantiza el ideal de ciudadanía (¿?), e incluso se ha criticado el funcionamiento y el futuro económico de Francia frente a España. Este es precisamente uno de los dogmas de los defensores de la descentralización: que supuestamente crea más riqueza que un estado centralizado.

    Sin embargo, hoy se publica la previsión del Fondo Monetario Europeo (1). De las 15 primeras economías mundiales, los dos únicos países que reducirán su PIB en 2014 (respecto a 2008) son Alemania y España. Alemania reducirá su PIB un 5,10% (de 3.673,1 a 3.485,9 millones de euros) y España un -2,13% (de 1.602,0 a 1567,8 millones de euros).

    Sin embargo, según las previsiones el resto de los grandes países europeos aumentarán su PIB. Italia aumentará un 1,79%, Reino Unido un 8,92%. Y Francia aumentará su PIB un 7,75% (2.867,0 a 3.089,2 millones de euros).

    Las bondades o ventajas de la ‘descentralización’ no se sustentan ni se han sustentado nunca en ninguna prueba ni deducción lógica o seria. Y así, estos datos objetivos muestran sin embargo como los países europeos más centralizados generan más riqueza que los descentralizados.

    Y sin embargo, al igual que el autonomismo, la descentralización se ha asumido en España desde los años setenta como una verdad pseudo-sagrada e innegable. Y se ha impuesto únicamente en base a prejuicios antifranquistas, pues no existe ningún tipo de dato objetivo ni de argumento lógico que pueda defenderlo. De este modo, se llegó al extremo de plasmarlo incluso en la constitución, cuyo artículo 105.1 dice así:

    La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización,
    desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho.
    “.

    Creo que antes de abordar la reforma constitucional y la del modelo de estado que propugna UPyD, y en cualquier caso antes de proponer un modelo determinado como el federal, sería necesario un mayor debate en torno a principios más que discutibles como es para empezar la descentralización.

    Negar esta posibilidad es seguir aceptando los complejos y los prejuicios como argumento político. Impedir este debate, y sobre todo la posibilidad de que este tipo de cuestiones se puedan someter en un futuro más o menos cercano a referendum, es limitar y coartar la democracia. Pero sobre todo, sería perder nuevamente otra oportunidad histórica.

    ______________________________________
    (1): http://www.abc.es/20100412/economia-economia/espana-pasara-novena-potencia-20100412.html

  5. Sake dice:

    -Hay tanta corrupción que yo ya no voy a votar a nadie.
    -Si no votas a nadie la corrupción o seguira igual o empeorará.
    -¿Qué puedo hacer?.
    -Busca al partido que proponga y pueda luchar contra la corrupción.
    -Los que hay no lo hacen ni les interesa.
    -Alguno nuevo.
    -UPyD.
    -Pues éso.

  6. Juan Iborra dice:

    Coincido en muchas de las cuestiones planteadas, pero no estoy del todo de acuerdo en la medida cautelar propuesta pues, si ya de por sí se encuentra politizada la vida pública, incorporaríamos como estrategia de acoso al contrario la denuncia penal en el momento que el juez de guardia sea nuestro “querido compañero” de la Asociación X o la Asociación Y… todas ellas vinculadas, de una manera u otra, a los grandes partidos políticos.
    Soy de Alicante y, aquí, está especialmente presente el caso Gürtel. Y el problema del mismo es que será muy difícil probar las responsabilidades penales finales porque, tras la acción del “Bigotes” se encuentra la absolución del tribunal y el Técnico.
    Porque en esta España nuestra del s.XXI, al igual que lo más importantes se volver a la época del tirano Sila y ofrecer “pan y circo” aquí los nobles políticos siguen haciendo sus razzias medievales en el territorio de las cuentas públicas para regresar, tras sus macabras correrías, y solicitar la absolución. Los nobles violaban, mataban, quemaban y arrasaban tras lo cual el correspondiente preboste eclesial, tras confesión y propósito de enmienda, procedía a la absolución, maneniendo abiertas las puertas del paraíso.
    Hoy no es distinto: la sotana ha sido transmutada en corbata de técnico y TODAS, ABSOLUTAMENTE TODAS las adjudicaciones y contratos con el amigo “Bigotes” han sido avaladas por una mesa de contratación.
    La pregunta es que, si eso es legal, es impúdico pero ¿cómo ha fallado, por tanto, los controles de la Administración? Pues por el exceso de plazas creadas “Ad-Hoc” en procesos selectivos opacos que han puesto al frente de las Direcciones Generales a un puñado de funcionarios que, en vez de trabajar para el pueblo, han transmutado la Administración Pública en un elemento más de la estructura propia del partido político en el poder.

    La corrupción, por tanto, se atenuará mediante una severa reforma de la Administración y su auténtica profesionalización. Con transparencia en los procesos selectivos y en volver a dotar de capacidad de poder a los Interventores y a los Tribunales de Cuentas.

    Por tanto, no sería descabellada la opción de la suspensión cautelar… pero emitida por el Tribunal de Cuentas a instancias de la Intervención de Cuentas que debería ser un cuerpo independiente y nacional y fiscalizar no sólo a los Ayuntamientos sino a las Comunidades Autónomas y a todo ente o empresa pública. Y, sobre todo, exigir las responsabilidades civiles a todos los “técnicos firmantes”, a los responsables políticos y, en última instancia, a los Partidos que los mantengan.

    Por cierto, Alcotarello, no vale un dato sobre crecimiento. Hay que ver el largo plazo. Y en el largo plazo lo que funcionan son los entes descentralizados con capacidad de control del gobierno federal.

  7. profesorjubilado dice:

    Apreciado Carlos, es la primera vez que intervengo en tu Blog y lo hago aplaudiendo tu exposición sobre el tema, pero siendo importante resaltar el continuo número de fraudes y actos de malversaciones por parte de funcionarios de la administración con intervención de representantes políticos, creo que durante los últimos 15 años los diferentes mecanismos de inspección tanto por parte de los Ayuntamientos como de las Autonomías han dejado de funcionar con el debido control y por lo tanto para evitar que en el futuro se vuelvan a repetir estos actos se hace necesario el desarrollar una” Ley General de Control de Cuentas y Auditorías sobre Autonomías y Ayuntamientos” con inspección anual periódica a cargo de cada Delegación Provincial de Hacienda y paralelamente adicionar al Código Penal la correspondiente expulsión de todo cargo a aquellos que hubiesen realizado un acto de este tipo, sin menoscabo de la aplicación de las penas que le correspondiesen en aplicación del Código Civil, por hurto, apropiación indebida, prevaricación, etc.
    Ahora bien, siendo este tema digno de desarrollar por sus consecuencias tanto económicas como morales, creo que lo que miles de ciudadanos esperamos de un partido como UPyD es que se presente en el Parlamento un paquete de medidas urgentes para que en la próxima legislatura exista y se desarrolle una futura : “LEY DE REPARTO JUSTO Y EQUITATIVO DE LA RIQUEZA” empezando por eliminar todos los privilegios que disfrutan todos los componentes de los diferentes representantes políticos en todas las Instituciones del Estado, incluyendo a la Monarquía y sus familiares. Es vergonzoso comprobar las asignaciones económicas que reciben comparadas con los verdaderos productores de la riqueza básica del País como son agricultores, ganaderos y pescadores, sin su trabajo ninguno de nosotros podría efectuar función alguna, es inverosímil comprobar que esa “política malvada” ha trasformado lo básico en secundario y viceversa, y las consecuencias están a la vista, compárense los sueldos desproporcionados de las profesiones mas o menos secundarias con las que recibe un trabajador de una empresa y ya no digamos con la miseria que se ha determinado el “salario mínimo interprofesional” fijado en 633 €, compárese con el que gozan los trabajadores de igual calificación en los países de la UE, hasta Grecia lo tiene superior, ¿Y no sienten vergüenza los políticos de este País ante esta ignominia?, a ver cuando vemos en TV que se levanta un parlamentario en alguna de las sesiones de la Cámara para proponer la desaparición de estos “escarnios”, ILUSO de mi que aún sigo creyendo en que puedan existir personas con la valentía suficiente para exponer estos temas allí donde hay que exponerlos, en el Parlamento, con cámaras, luz y taquígrafos.
    Cordiales saludos. Antonio J. Barco Gil.

  8. rocky dice:

    Buenas Carlos. Muy interesante tu reflexión y lo que planteas para controlar los poderes públicos. Ahora bien, me gustaría saber qué medidas de control internas tiene UPyD para que esto no pase en sus filas, o para que ocurra lo menos posible entre los que van a ser cargos representativos de UPyD a partir de las próximas elecciones: esperemos que sean muchos.
    Los comentarios de ‘alcotarelo’ me han parecido interesantes y sugestivos para repensar ciertas aspectos que proponéis desde UPyD. Enhorabuena por las reflexiones del blog que son muy útiles para los que os leemos a diario. Ánimo con todo.

  9. alcotarelo dice:

    Juan Iborra :

    Por cierto, Alcotarello, no vale un dato sobre crecimiento. Hay que ver el largo plazo. Y en el largo plazo lo que funcionan son los entes descentralizados con capacidad de control del gobierno federal.

    Esa afirmación (que funcionan mejor los entes descentralizados) no sólo no ha sido nunca demostrada, sino que es simplemente falsa.

    La descentralización se asumió bajo la premisa nunca demostrada de que creaba más riqueza que el centralismo. Y sobre todo que lo hacia de forma más equilibrada territorialmente.

    Así, a los ciudadanos de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón o Asturias se les vendió la descentralización como la oportunidad para que participaran del desarrollo económico. La solución para evitar la despoblación y el envejecimiento, en definitiva para cambiar su ruina económica y social.

    Sin embargo, la realidad ha sido que la descentralización solo ha servido para aumentar más aún la desigualdad entre los que ya era eran ricos (Madrid, Cataluña y País Vasco y en menor medida Navarra y La Rioja) y el resto.

    Pero además de repartirla peor, es también rotundamente falso que la descentralización cree más riqueza. Y mucho menos a largo plazo. Es un mito aceptado.

    Me gustaría que me alguien explicara en qué consiste ese supuesto largo plazo. Tras más de 30 años de descentralización, creo que es un plazo más que suficiente para evaluar sus resultados. Y en España sólo ha servido para crear un modelo descoordinado y carente de políticas integrales y comunes, un aumento del clientelismo en la administración, y un crecimiento económico ficticio y desigual.

    En el corto y medio plazo, creíamos que habíamos adelantado a Italia, y que íbamos a adelantar también a Francia, un modelo de estado supuestamente obsoleto. Pero la realidad ha demostrado que a largo plazo Francia se nos escapa, mientras nuestra descentralización nos sumerge en una profunda crisis económica, política y de ingobernabilidad.

  10. alcotarelo dice:

    Resulta curioso observar cómo en las comunidades más desfavorecidas y perjudicadas por el modelo descentralizado (Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Aragón, Galicia…), la tendencia que parece prevalecer hasta ahora es la de profundizar más aún el modelo descentralizado y nacionalista: es decir más autonomía, autogobierno e identidad ‘propia’ también para ellos.

    Esto lo estamos viendo en la reforma de sus estatutos de autonomía, que pretenden copiar en todo lo posible el modelo del rupturista del estatuto catalán, que juega deliveradamente con la solidaridad territorial dentro de España para romperla (¿recuerdan aquello de “Cataluña es solidaria con España y el resto del mundo“?.

    Como si creyesen que lo que favorece a Cataluña o al País Vasco en detrimento del Estado (de lo común a todos, que es España) les fuera a favorecer también a ellos.

    El nacionalismo catalán y vasco ha jugado siempre deliberadamente ha confundir España con Madrid. Con la voluntad de hacer creer que los únicos perjudicados por su menor contribución a lo común y la ruptura de España como estado y nación eran los madrileños.

    Cuando realmente, los grandes perjudicados por los privilegios fiscales de vascos y navarros, por el mayor gasto público en Cataluña (respecto a la asignación que le correspondería en función de las necesidades suyas y de los demás), o por la cesión de impuestos, no han sido los madrileños, sino precisamente las comunidades más deprimidas desde siempre y que reciben más gasto del Estado de lo que aportan con sus impuestos: castellanos, manchegos, extremeños, andaluces, asturianos, aragoneses o gallegos.

    Por eso resulta chocante ver cómo la tendencia existente en esas comunidades, no ha sido la de pedir o exigir una mayor igualdad y un reforzamiento del Estado (que realmente es el único que puede redistribuir la riqueza con criterios homogéneos e igualitarios), sino la contraria.

    En mi opinión, la explicación es que el autogobierno y la descentralización no favorecen a los ciudadanos, ni a la comunidad autónoma correspondiente en un sentido abstracto. Sino a sus élites políticas, que sólo aspiran a aumentar el presupuesto y el tamaño de la administración que manejan, y el clientelismo que ello genera. Por encima del bienestar y el interés de sus propios ciudadanos.

top